NACER DE NUEVO 

 El nuevo nacimiento, o nacer otra vez, es necesario debido a que impera la muerte espiritual en todos los mortales. Nacer de nuevo es un tema doctrinal puramente cristiano, proyectado desde las páginas del Nuevo Testamento de la Biblia. La regeneración había sido un misterio; pero, gracias a la revelación de Jesús, hoy se puede experimentar y explicar por medio del testimonio personal. Nicodemo era un maestro de Israel en los días de Jesús. Siendo un hombre sabio, Nicodemo fue el hombre que conversó con Jesús sobre el tema del nuevo nacimiento. Sin embargo, Nicodemo no comprendió el nuevo nacimiento al cual Jesús se refirió. Aunque fue un entendedor de la Ley de Moisés; siendo fariseo, Nicodemo buscó a Jesús de noche y a escondidas.

Jesús le enseñó sobre el nuevo nacimiento, porque Nicodemo al igual que otros, creía ser justo por la Ley que profesaba. A pesar de todo, Nicodemo, había reconocido que Dios estaba con Jesús por las señales que Él había hecho. Fue a este hombre, a quien Jesús le manifestó la necesidad de nacer otra vez, como un hecho milagroso de Dios. Nicodemo no era tonto, ni mucho menos ignorante, él manifestó su asombro de lo que oía, por la magnitud de la revelación inédita que Jesús le enseñaba. Quien experimente vida y existencia; y luego, viva la experiencia de nacer otra vez, podrá pasar por la muerte física. Sin embargo, quien nazca solo una vez, morirá dos veces. Primero, experimentará la muerte física; y después, será la muerte segunda su final. Lea: Apocalipsis 21:8.

EL PECADO ORIGINAL

Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” -Romanos 5:12.*

Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en él aliento de vida. Esto significa, que Dios puso espíritu de vida en Adán al momento de su creación. Posteriormente, Dios puso a prueba a Adán en el huerto, cuando le dijo que no comiera del árbol de la ciencia del bien y del mal. En ese momento, si Adán llegara a desobedecer, moriría en el momento que coma del árbol prohibido. Sin embargo, por las insinuaciones directas del personaje malévolo representado en la serpiente, Adán y Eva cedieron a la voz del mal, y desobedecieron a la voz del bien. El pecado original de Adán y Eva pasó por sus genes a toda la raza humana como sus descendientes. La vida de Adán y Eva en el huerto del Edén, es la pauta bíblica para todos los seres creados que están sobre la tierra. Tanto Adán como Eva, siguieron existiendo, aún y a pesar de haber pecado, y experimentado la vergüenza, y la conciencia del temor. Después de la desobediencia de Adán y Eva, llegó para ellos la expulsión del huerto. Ambos, Adan y Eva fueron privados de comer del árbol de la vida (Génesis 2:3). Dios dijo que morirían al desobedecer; pero, Adan y Eva siguieron con vida existencial. Eso significa, que murieron a la relación directa con Dios. Por lo tanto, la muerte espiritual es primero, y no es igual a la muerte existencial; la cual, también vienen a experimentar todos los seres humanos mortales. Entonces, mas que la muerte física, la peor de las muertes que el hombre puede experimentar, es la muerte espiritual (Mateo 10:28).

LA MUERTE ESPIRITUAL

En cuanto a vosotros, estabais muertos en vuestros delitos y pecados,…” -Efesios 2:1.

Así como la serpiente hizo pecar a Adán y a Eva, Satanás usando el pecado contamina el espíritu humano, prolongando la muerte espiritual para que no se experimente la comunión con Dios (Juan 10:10). La muerte espiritual consiste en la muerte del espíritu humano alejado de la comunión con Dios. Por consiguiente, la muerte física es el resultado de la maldición del pecado. Que camino tomen los seres humanos, no importa; el pecado de la humanidad es consecuencia de la caída de Adán y Eva. Si el ser humano escoge pecar desenfrenadamente, o si escoge ser altruista, ser correcto socialmente, ser religioso y hacedor de buenas obras; el fin de todos en la vida natural siempre será la muerte. “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra que haga lo bueno y no peque.” -Eclesiastés 7:20. — El libro de Isaías dice que todos los hombres se descarriaron como ovejas sin pastor, y cada uno se apartó por su propio camino (Isaías 53:6). Todo ser humano hace uso de su voluntad para pecar y desobedecer a Dios, esa es su naturaleza. Unos han caído en pecados más bajos que otros; pero, igual están muertos en sus delitos y pecados. El Apóstol Pablo, dice: “…como está escrito: No hay justo ni aun uno;…” -Romanos 3:10.

EL PRIMER NACIMIENTO

En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.” -Juan 1:4.

Un ser humano es espíritu, tiene un alma, y habita en un cuerpo físico humano (1 Tesalonisenses 5:23). Por lo tanto, la Biblia enseña que el ser humano es tripartito. Del espíritu humano no se predice con exactitud cuando fue creado; pero, se determina que fue dado por Dios. La creación del espíritu humano, se podría decir que fue el primer nacimiento hecho por Dios. Es decir, la vida comienza por primera vez, cuando el espíritu es creado por la mano de Dios, como el padre de los espíritus (Eclesiastés 1:7 y Hebreos 12:9). Algunas de las referencias bíblicas del tema de los espíritus, muestran que éstos fueron creados divinamente. Se pueden ver las cosas del espíritu humano, desde el punto de vista de Dios, por las revelaciones bíblicas. No obstante, las cosas reales supeditadas al tiempo y a las circunstancias, solo se pueden ver desde el punto de vista humano y natural. Se podría decir, que todos los espíritus han sido creados en las esferas celestiales como hijos de Dios el Padre. Sin embargo, no todos los espíritus vienen a entregarse a Dios, ni a reconocer a Jesús el Hijo De Dios, como su Salvador personal. El apóstol pablo declara que hay bendición en los lugares celestiales en Cristo, porque hubo un escogimiento desde antes de la fundación del mundo (Efesios 1:3-4). Esto quiere decir, que la existencia de espíritus según Dios han sido desde antes que el mundo fuera creado. Los profetas antiguos hablaron anticipadamente de que cada ser humano sería enseñado por Dios. Jesús lo dijo de esta manera: Que los que aprendieron del Padre vendrían a entregarse al Hijo; y ninguno podría venir al Hijo, si el Padre no le condujera a Él (Juan 6:44-45). Además, Jesucristo intercediendo por los suyos, dijo: “Padre, he manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste, eran tuyos y me los diste.” –Juan 17:6.

La vida en preexistencia, es real, porque Dios es real. Si Dios no supiera el principio y el fin del ser humano, no sería Dios. Por lo tanto, Dios conoce el destino de unos como vasos de misericordia; y otros, como vasos que recibirán la segunda muerte (Romanos 8:22-24). Cuando Jacob y Esaú no habían nacido naturalmente, y no habían hecho ni bien ni mal (vida física existencial), Dios amó a Jacob y aborreció a Esaú. —¿Qué fue lo que determinó a Dios tomar a Jacob y dejar a Esaú? — (Romanos 8:10-11). Jesús dijo en cierta oportunidad a sus seguidores, que los muertos entierren a sus muertos (Mateo 8:22). Esto define el hecho de la existencia de hombres con vida existencial; pero, que están espiritualmente muertos. También hay hombres con vida eterna, y otros con muerte eterna existencial. Según lo dijera Jesús: “Dios no es un Dios de muertos” (Lucas 20:38). Eso significa, que la experiencia de la muerte física no elimina la existencia espiritual. Los espíritus existen desde antes, y… Seguirán existiendo por la eternidad. — ¿Dónde? — Esa sería la pregunta con una respuesta de acuerdo a la decisión de fe hecha en relación a Jesús. Está escrito: “El que cree en él no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” -Juan 3:18.

EL SEGUNDO NACIMIENTO

Lo que ha nacido de la carne, carne es; y lo que ha nacido del Espíritu, espíritu es.” -Juan 3:6.

Dios es el único que puede volver a dar vida al espíritu humano (1 Juan 5:12). Solamente Dios el Padre le ha dado potestad al Hijo de Dios para tener vida en sí mismo (Juan 5:26). Por lo tanto, sólo Jesucristo puede dar vida. Así qué, nacer otra vez, es el segundo nacimiento que viene también de Dios. Nacer otra vez es experimentar la resurrección del espíritu (Efesios 2:1-10). Ninguno puede nacer por iniciativa propia, ni a la vida natural, ni a la vida espiritual. Todo nacimiento natural y espiritual viene por engendramiento. Para nacer físicamente hay participación de padre y madre terrenal. Para nacer de nuevo, hay participación divina para un engendramiento de Dios. El primer Adán fue un alma viviente, el postrer Adán un espíritu vivificante (1 Corintios 15:45). La vida natural humana viene única y exclusivamente de Dios, para todos los seres humanos sobre la tierra. La vida eterna, la cual inicia con un nuevo nacimiento, también viene única y exclusivamente de Dios. No escogimos nacer a la vida terrenal; por lo tanto, no escogemos nacer a la vida eternal. Si es necesario nacer otra vez, como Jesús le enseñó a Nicodemo; eso implica qué, el ser humano pasa por la muerte después de haber nacido por primera vez. Lo que Jesús le había dicho a Nicodemo en referencia al nacer otra vez, había sido un misterio. Hasta que Nicodemo comprendió lo del Nuevo nacimiento cuando vio a Jesús resucitado. La palabra de Jesús cobró vida en Nicodemo y nació de nuevo (Juan 7:50-53 y 19:39-42). — ¿Cómo se nace otra vez? — Este nacimiento es similar al nacimiento de Jesús; es decir, así con Él nació de forma sobrenatural y milagrosa, así es es nacer otra vez. Cuando Jesús nació en esta tierra, el Padre utilizó al Espíritu Santo para engendrarlo en un vientre materno (Lucas 1:35).

El segundo nacimiento significa venir a la nueva vida en Jesucristo por la voluntad de Dios. Solamente Dios toma la iniciativa de buscar y revelar a Jesucristo al espíritu humano. El Espíritu Santo da a conocer la condición de muerte espiritual, llevando al que cree a Jesús como el único Salvador que le puede dar vida. El segundo nacimiento significa que Dios da a luz en el ejercicio de su voluntad, la nueva vida en Cristo. Dios hace renacer o engendrar por la palabra de verdad. Otro apóstol dice: “El, de su voluntad nos ha engendrado por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.” -Santiago 1:18. — El apóstol Pablo dice a los hermanos de Corinto, que él fue el instrumento que Dios utilizó para engendrarlos; y por lo tanto, Pablo se constituye en un padre espiritual (1 Corintios 4:15). Por otro lado, la palabra “Nuevo“, se utiliza para comparar un estado o tiempo actual con otro anterior. Se habla de Nuevo Pacto en comparación al Antiguo (Hebreos 12:24). El nuevo nacimiento se opera por la vida espiritual impartida, en contraste al estado de muerte espiritual anterior. Cada uno que es engendrado por Dios llega al nuevo nacimiento (Juan 1:12). Luego, será integralmente nuevo como hijo de Dios, cuando experimente la resurrección o transformación del cuerpo (1 Juan 3:2). Hoy, el Padre utiliza su Palabra que el Espíritu activa por medio de la fe, para hacer un engendramiento en un vientre espiritual. Solo el poder santificador del Espíritu prepara el vientre espiritual para creer en Jesucristo y nacer otra vez. La palabra apostólica dice: “Luego la fe es por el oir; y el oir por la palabra de Dios.” -Romanos 10:17.

CONCLUSIONES

Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios, que vive y permanece para siempre.” -1 Pedro 1:23.

El que tiene la vida de Dios, estará expuesto ante todos los que le rodean por medio de su testimonio de vida. Quien ha nacido de nuevo no podrá negarlo, ni ocultarlo. Dios resucita un espíritu muerto en el ser humano, para que disfrute la nueva vida en Cristo. Para nacer de nuevo es necesario arrepentirse y creer en el Señor Jesucristo. Solo quien nazca de nuevo, podrá ver el reino de Dios. Al nacer de nuevo, el espíritu humano recibe vida, e inicia un nuevo estado progresivo hacia el bien, y a la santidad en Cristo Jesús. La verdadera semilla de la vida está en la palabra de Dios. Si crees la palabra de Dios, podrás ser engendrado y nacer otra vez. A mi pastor le escuché decir una frase que acuñó muchas veces en su mensaje: “El que nace una vez morirá dos veces; pero, el que nace dos veces, morirá una sola vez.

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: