UNCIÓN EN LA ORACIÓN

CÓDIGO 5

«Y asimismo también el Espíritu ayuda nuestra flaqueza: porque qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos; sino que el mismo Espíritu pide por nosotros con gemidos indecibles.» -Romanos 8:26.

Algunos dicen que no es el Espíritu Santo el que pide por nosotros, sino el espíritu humano en un gemir sin emitir palabras. La mayoría de las versiones usa el término literal aplicado al Espíritu Santo ó divino. No obstante, yo puedo aplicar la unión perfecta entre el creyente y Jesucristo; por lo cual, ambos amalgamados se hacen un espíritu. El apóstol Pablo, dice: «Empero el que se junta con el Señor, un espíritu es.» -1 Corintios 6:17. — El vocablo «espíritu», es el mismo en el idioma Griego; tanto para el Espíritu divino, como para el espíritu humano. Por lo tanto, la unión de dos entidades (divina y humana), forman una unidad espiritual. La relación de ambos espíritus, se muestra por la unción que mezcla los dos componentes de verdad y vida. La mezcla de la fuente de verdad y vida del Espíritu divino; con la masa humana frágil, débil y moldeable, es superior en fuerza y consistencia.

La unción del Espíritu divino produce la intercesión perfecta al corazón del Padre. A la intercesión de Jesús, también se suma la intercesión del Espíritu de Dios. La intercesión del Espíritu de Dios se realiza en el corazón de aquellos que le han recibido y viven en constante comunión con Él. El Espíritu Santo es una fortaleza protectora que cuida al creyente en su debilidad. Y el Espíritu Divino provee de fuerzas necesarias en la oración, para la llevar la dirección correcta de las necesidades del creyente. Dios quiere la entrega del alma humana, para dar el reposo completo en la obra del Espíritu divino. El código secreto en la oración es la uncion, porque es el toque sobrenatural del Espíritu divino. Los gemidos indecibles del Espíritu, son brotes del clamor que sale del corazón humano; como la uncion que expresa extraña é inusualmente los deseos del alma (1 Samuel 1:15; Salmos 68:8 y Lamentaciones 2:19).

La Biblia, dice: «Respondió Jesús, y díjole: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos á Él, y haremos con Él morada.» -Juan 14:23. — Tanto el Padre, el Hijo, y también el Espíritu Santo; están obrando y ministrando en la vida de cada creyente. El trabajo del Espíritu divino tiene un propósito de unidad perfecta, entre Dios y el hombre. El Espíritu divino usa el poder de la palabra de Dios, para realizar la unión perfecta del Padre y del Hijo, con el ser humano. El Espíritu Santo es un intercesor interno y constante; en su función de motivar, para que los hijos de Dios realicen la voluntad divina. La parte más difícil de la oración en la rama espiritual, siempre estará á cargo del Espíritu divino. Dejar fluir la uncion del Espíritu Santo en la vida de oración, siempre es y será beneficioso. El Espíritu tiene la dirección correcta para que los creyentes, cumplan con la voluntad de Dios.

El código secreto está en descansar en oración, en la obra del Espíritu. Mientras el creyente se acerque al Padre por la autoridad del nombre del Hijo; en su respectivo tiempo de oración, el Espíritu estará autorizado para obrar. El apóstol Pablo, dice: «Porque no habéis recibido el espíritu de servidumbre para estar otra vez en temor; mas habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos, Abba, Padre.» -Romanos 8:15. — La relación humana con el Espíritu divino, no está suscrita en conformidad al temor que esclaviza. Por cuanto existe una identidad jurídica de adopción, la relación del creyente puede ser íntima, por medio de la oración que lo acerca más al Padre. La obra del Espíritu en la oración es la uncion, para quitar toda influencia de temor que impida descansar en plena confianza en Dios.

El apóstol Pablo, dice: «Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que habita en nosotros.» -2 Timoteo 1:14. — Estando seguro de ser la habitación del Espíritu Santo, se le debe dar el lugar que le corresponde, en su función de vigilar, proteger y santificar su templo (1 Corintios 3:16). Aunque la obra le corresponde al Espíritu divino; el creyente en particular, debe esmerarse en vigilar que esa obra se realice. — ¿Cómo se puede guardar el buen depósito donde mora ó vive el Espíritu Santo? — Con la vida rendida y entregada al Señor; y eso incluye, la vida devocional en tiempos de oración. En el orden de la fe cristiana; el Espíritu divino es ahora, el ayudador oficial del creyente. Por lo tanto, el creyente tiene la capacidad en la unción, de estar bajo la potestad de la obra perfecta del Espíritu divino.

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.org

MEDIADOR EN LA ORACIÓN

CÓDIGO 4

«Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, esto haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.» -Juan 14:13.

Las enseñanzas de Jesús estuvieron objetivamente diseñadas; para que sus discípulos comprendieran el orden divino, y las explicaba desde un punto de vista terrenal. Jesús delineó la diferencia muy bien marcada entre la relación del Hijo y el Padre, en dos intervenciones fusionadas, con el fin de favorecer á los que tengan necesidad de ellos. Primero, el Hijo está conectado con los que tienen una petición. Segundo, el Padre es quien autoriza, determina y delega al Hijo, para cumplir con lo que está de acuerdo á su voluntad. Tanto el Padre como el Hijo, son honrados y exaltados con los resultados que vienen como respuesta á las oraciones de los creyentes en la tierra.

Lea la introducción: CÓDIGOS SECRETOS EN LA ORACIÓN

Por lo tanto, la oración es directamente al Padre por medio de Jesucristo, como el mediador e intercesor oficial del cielo. El Padre ya determinó la función del quehacer del Hijo, bajo los parámetros de su voluntad soberana. Cuando una oración es contestada, ha sucedido un proceso oficial de las operaciones divinas en beneficio de la persona que ora. Dios es movido á misericordia por la intervención del Hijo por los suyos. Jesús, dijo: «Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.» -Juan 14:14. — El Hijo del hombre es una representación humana en los cielos, para suplir á las necesidades de los hombres en la tierra. Además, muchas cosas terrenales son movidas por el Hijo, con el fin de complacer una petición en oración.

El Hijo intercede, el Espíritu intercede y también los creyentes interceden:

La enseñanza apostólica respalda el hecho del mediador divino y eterno que existe é intercede en los cielos. Pablo, dice: «Porque hay un Dios, asimismo un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre;…» -1 Timoteo 2:5. — La oración es entre el creyente y Dios; pero, únicamente á través de un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo. En el pasado, los sacerdotes intervenían con su intercesión por los hombres; pero ahora, es Jesucristo el Sumo Sacerdote que intercede directamente en la presencia del Padre (Romanos 8:34 y Hebreos 7:25). El Padre y el Hijo son la perfección divina y están de acuerdo para cumplir sus propósitos en los humanos, por medio de sus peticiones en oración.

La intercesión del Espíritu Santo es parte vital de la relación conjunta entre el Padre y el Hijo, en favor de los creyentes. El texto bíblico, dice: «Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron á hablar en otras lenguas, como el Espíritu les daba que hablasen.» -Hechos 2:4. — El tema de la intercesión es pedir en beneficio de otros. En éste caso, quien mejor puede pedir por el creyente al Hijo de Dios en el cielo, es el Espíritu divino. Si el creyente es un vaso dispuesto á la oración; entonces, el Espíritu vendrá en su ayuda, para ejecutar la parte más difícil que él desconoce. La influencia del Espíritu dentro de cada creyente, es la fuerza superior que le impulsa en la oración de intercesión.

La intercesión de los demás creyentes que son fuertes en la oración persistente, es también una función de apoyo entre todos los miembros del Cuerpo de Cristo . El trabajo de unos es la ayuda para el trabajo de otros. La función del cuerpo humano ayuda á entender como funcionan los miembros del Cuerpo de Cristo. Jesús, también dijo: «Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu á la verdad está presto, mas la carne enferma.» -Mateo 26:41 y Marcos 14:38. — Es necesario que el Espíritu Santo esté en constante conexión con el espíritu humano, ó viceversa. La oración de intercesión; no solo es bueno para la ocupación de la vida personal, sino también ayuda á las necesidades de otros.

Jesús insistió en la parte que le corresponde al quehacer del creyente en la oración. Jesús, dijo: «Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre: pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.» -Juan 16:24. — Jesús enseñó que no hay límites en las peticiones en oración. Aunque los discípulos vieron hechos increíbles de Jesús entre las multitudes, Él abrió la oportunidad de «pedir» todavía más en oración. Es decir, que el código secreto en la oración, está en Jesús como el mediador oficial del Padre. Es muy claro que Jesús quiere ser el abogado ante Dios, para las peticiones de los creyentes en oración. Parte de una petición contestada; es la satisfacción mutua del que pide, y del que intercede.

El apóstol Pablo, también dice: «Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;…» -Romanos 12:12. — Si juntos pueden gozarse en el Señor y sufrir diversas pruebas por la fe; juntos también pueden ayudarse mutuamente en oración, y tenderse la mano unos y otros en las necesidades temporales que se cruzan. La oración é intercesión mediadora de los creyentes, es una cadena fuerte en las cortes celestiales delante de Dios. La intercesión entre unos y otros ayuda al sostenimiento espiritual. El Señor puede calmar las tempestades; pero, Él también puede guardar á los que las atraviesan. No obstante, la intercesión en oración también ayudará en las necesidades de los demás.

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.org

A %d blogueros les gusta esto: