NEGATIVIDAD Y POSITIVIDAD DE FE

«No olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios. Una vez he jurado por mi santidad, que no mentiré á David. Su simiente será para siempre, y su trono como el sol delante de mí. Como la luna será firme para siempre, y como un testigo fiel en el cielo (Selah).»Sigue leyendo «NEGATIVIDAD Y POSITIVIDAD DE FE»