COMO TE VES ME VI, Y COMO ME VES TE VERÁS

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/d58/11252268/files/2014/12/img_0680.jpgTodos hemos pasado una etapa en la vida llenos de aspiraciones, y de llegar a ser mas grandes de la edad que tenemos de momento. — ¿Quién no ha querido de jovencito llegar a los 15 ó a los 18 años de edad? — Si son varones, quieren que les salgan los bigotes; y si son mujercitas, quieren usar zapatos de tacón. Muchas veces esos deseos de crecer se convierten en una obsesión de acuerdo a la época. Los anhelos de niños es montar bicicletas, y los deseos de los jóvenes es manejar una motocicleta. Casi siempre, esos anhelos de juventud dependen de la clase de influencias que acaparen su atención en el ambiente en que se desarrollan.

Este dicho que hoy les comparto: “Como te ves me vi, y como me ves te verás“, aunque suene diferente en su composición; tiene la idea de la experiencia en los mayores, comparada con la inexperiencia de los más jóvenes. Como todos vamos por el mismo camino de la vida, vale la pena meditar en este dicho en particular. Por lo general, se les habla de las experiencias a los más jóvenes, en sus ansias de crecer o llegar a más viejos. Muchas veces, también se aplica el dicho, a la falta de tolerancia de los jóvenes por la edad de los más viejos.

¡Un día vas a ser como yo! —Le dice el viejo al más joven. ¡Estas canas no son de valde! —Se le testifica por las vivencias a los más pubertos. Está comprobado, la madures llega con los años, y las experiencias se adquieren con las vivencias. A veces no se quieren oír los consejos, porque la inmadurez del más joven le hace pensar distinto. Sin embargo, escuchar los consejos te prepara para la sabiduría.

La Biblia dice: “La insensatez está ligada al corazón del joven, pero la vara de la disciplina la hará alejarse de él.” -Proverbios 22:15. — Luego dice: “Inclina tu oído y escucha las palabras de los sabios; dispón tu corazón a mi conocimiento.” -Proverbios 22:17. — Si eres joven, no mires con desdén al más viejo, ni lo desestimes por su edad y por su falta de energía. Llegará el día cuando el más joven, también se hará viejo como los demás.

Uno de los textos bíblicos más conocidos viene del hombre más sabio de la Biblia. Sin embargo, ni aun con eso se percató para el final de sus días, trayendo sobre su vida y sus generaciones las consecuencias de su comportamiento. Me refiero al Rey Salomón, hijo de David. Fue él quien escribió las siguientes frases:

Eclesiastés Capítulo 12:
1. Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud: antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: “No tengo en ellos contentamiento”;
2. antes que se oscurezcan el sol y la luz de la luna y de las estrellas, y las nubes vuelvan tras la lluvia;
3. cuando tiemblen los guardias de la casa y se dobleguen los hombres valerosos; cuando estén inactivas las muelas, por quedar pocas, y se oscurezcan los que miran por las ventanas;
4. cuando se cierren las puertas de la calle, y se debilite el ruido del molino; cuando uno se levante ante el gorjeo de un pajarito, y todas las hijas del canto sean abatidas; 
5. cuando también se tenga miedo de la altura y haya horrores en el camino; cuando florezca el almendro, la langosta se arrastre pesadamente y se pierda el deseo. Es que el hombre se va a su morada eterna, y los que hacen duelo rondan alrededor de la plaza.
6. Acuérdate de él antes que se rompa el cordón de plata y se destroce el tazón de oro; antes que el cántaro se quiebre junto al manantial, y la rueda se rompa sobre el pozo.
7. Es que el polvo vuelve a la tierra, como era; y el espíritu vuelve a Dios, quien lo dio.
8. “Vanidad de vanidades”, dijo el Predicador; “todo es vanidad.”

Sin más que decir, — ¡Salud y larga vida para ti.!

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: