10- EL INFIERNO NO EXISTE

20130421-071813.jpgEl que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios ESTÁ sobre él.” Juan 3:36.

Imaginarse sufrir un castigo eterno, un tormento jamás soñado, es devastador. —¿A quién se le ocurre pensar una cosa semejante? — Es difícil digerir una situación de tal naturaleza. Sobre todo, porque viene como un castigo de Dios. Las preguntas que muchos se hacen son: — ¿Dónde esta el Dios amoroso del cual hemos oído? — ¿Si eso es verdad, porque Dios castiga con tanta rudeza? — Algunos llegan a la conclusión errónea, pensando que el infierno es un tema de religión para intimidar a los seres humanos. Que el infierno es un invento Judío, y que no puede ser cierto; tratándose de un Dios bueno y amoroso. Debido a la incredulidad de la gente, muchas personas viven sólo el momento. Muchos sólo existen para una vida terrenal, sin pensar en su destino final. Castigo, tormento, infierno; son palabras que las personas quieren tener fuera de su vocabulario.

La Biblia dice que no todos tendrán la esperanza de la gloria eterna; por una sencilla razón, que en esta vida cada persona en particular debe tomar una decisión para determinar su destino eterno. La Biblia dice que está establecido (como designio divino), que los mortales mueran una sola vez (no hay reencarnación), y que después vendrá el juicio divino (Hebreos 9:27). Todos aquellos que han creído y han sido justificados por la fe en Cristo Jesús, irán a la vida eterna. Sin embargo, los que rechazan a Jesús como su Salvador personal, serán enviados al castigo eterno de un infierno tormentoso (Mateo 25:46). Lamentablemente, este mensaje lo han detenido los hombres. Muchos cristianos creen que el mensaje del evangelio asusta a las personas, y que debe entregarse un mensaje de amor, y no de castigo por la ira de Dios. Si Jesús hubiera pensado así, no hubiera dado la enseñanza sobre el infierno.

El infierno se describe como un abismo sin fin (Lucas 8:31 y Apocalipsis 9:1). El infierno es el lugar a donde van los muertos. Se pronuncia también un lago de fuego que arde con azufre, y donde todos los que ahí sean puestos serán atormentados de día y de noche y por los siglos de los siglos (Apocalipsis 20:10). El infierno, de igual manera que el cielo, no es un estado de existencia solamente, sino un lugar real, tal y como lo describe la Biblia. El infierno es un lugar donde los injustos experimentarán la ira interminable de Dios. Los enviados al infierno tendrán que soportar tormentos emocionales, mentales y físicos.

Los perdidos de la gracia de Dios sufrirán conscientemente la vergüenza, el remordimiento y un horrible desprecio en el infierno. En el infierno habrá lloro y un descriptivo crujir de dientes tormentoso (Mateo 13:42). La Biblia dice que es un lugar… “donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.” Marcos 9:48. — La característica principal del infierno, es la ausencia de Dios. Por lo tanto, sin Dios no hay misericordia, ni gracia, ni oportunidad de vida; sino un constante desasosiego, desesperación y sufrimiento.

Antes que todo, la Biblia muestra el deseo del corazón de Dios. Como Dios es justo, y él da la vida; también con la vida da la oportunidad de decidir. Dios no quiere la muerte eterna del pecador, porque él espera que sus criaturas se vuelvan de su mal camino y reciban la vida eterna; en vez de su ira (Ezequiel 33:11). Sin embargo, Dios no obliga a la fe y a la sumisión de sus preceptos. Si las personas escogen rechazar a Dios y sus planes; entonces, ellos voluntariamente están aceptando por decisión propia vivir apartados de él por la eternidad. Definitivamente, la vida sobre la tierra es un ensayo, una prueba o una preparación para tomar decisiones hacia la eternidad.

El Evangelio (Buena Noticia), ha sido proclamado desde Jesucristo hasta nuestros días, para que cada uno pueda tomar la opción salvadora de Dios. Esa opción de salvación es Jesucristo, porque el murió recibiendo todo el castigo de Dios por nosotros. Para los creyentes, Jesucristo significa la vida eterna en la presencia inmediata de Dios. Para los incrédulos, Jesucristo es la piedra que los hace caer y experimentar después de la muerte, una eternidad en el lago de tormento eterno. — ¿Cómo se puede recibir la vida eterna y evitar una eternidad en el lago de fuego? – Solamente a través de la fe y la confianza plena puesta en Jesucristo.

Jesús dijo, “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá, y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente” Juan 11: 25-26. — La vida eterna es un regalo de Dios, y está disponible para todos. No hay posibilidades de una nueva oportunidad después de la muerte para recibir el regalo divino de la vida eterna. El destino eterno cada quien lo determina durante su vida aquí en la tierra, por aceptar o rechazar a Jesucristo. Por esa razón, Dios apela a la vida en el presente de cada persona, diciendo: “He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.” 2 Corintios 6:2.

Si confiamos en la muerte de Jesucristo como el pago por nuestros pecados hechos contra Dios, hay garantía de una vida victoriosa sobre la tierra, así como la esperanza de una vida eterna después de la muerte, en la presencia gloriosa de Cristo, El Salvador. Recibe a Cristo, no tanto por el temor del infierno, sino por la gracia y el amor que Dios siempre ha tenido por ti, dándote la oportunidad presente de decidir por su regalo de salvación.

Lea mi tema: TODAS LAS RELIGIONES LLEVAN A DIOS 

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: