MATRIMONIO HOMOSEXUAL 

Varios países en todo el mundo, empiezan a aceptar poco a poco; no sólo la homosexualidad, sino también la idea de que los homosexuales se puedan casar. Dios habla contra el estilo de vida homosexual. La Biblia es la que tiene la autoridad moral para enseñar el carácter y la santidad de Dios, como el Creador de la raza humana. Cualquiera que nos pida que dejemos la fe de la Biblia, estaría violando nuestros derechos de fe y valores humanos de libertad de expresión. 

La Biblia enseña que la homosexualidad y la idea del matrimonio entre personas del mismo sexo, es un pecado contra Dios y no fomentan los valores bíblicos. La Biblia, la historia, la fisiología y la creación en sí misma, argumentan en contra del matrimonio homosexual. El matrimonio está diseñado para ser entre un hombre y una mujer. El matrimonio del mismo sexo va en contra del orden natural y del propósito de Dios. 

Por lo tanto, el tema de la homosexualidad no es un derecho humano, ni hablar en contra de eso debe ser considerado como odio. Si la homosexualidad y el matrimonio homosexual es un comportamiento antinatural, y va contra las leyes de la creación y la palabra de Dios; entonces, la fe de los que creen las Escrituras, estaría dentro de parámetros verdaderos. Sin embargo, algunos han llegado a ser tan audaces, como para sugerir, que si alguien no acepta el comportamiento homosexual y su enlace matrimonial, ese tal es contrario a los derechos homosexuales; por lo tanto, promueve el odio entre los demás. Aquí están las razones que la Biblia presenta respecto al matrimonio homosexual. 

Dios creó la institución del matrimonio: Génesis 2:24 (RV1909) • «Por tanto, dejará el hombre á su padre y á su madre, y allegarse ha á su mujer, y serán una sola carne.» 

El matrimonio es una unión que Dios mismo estableció. El matrimonio no fue ideado por el hombre, porque Dios lo determinó para su gloria y para beneficio de la raza humana. Sin embargo, cuando Dios decidió por el matrimonio, creó esa unión regida y definida por parámetros piadosos, con límites, pautas y reglas. Por lo tanto, el hombre no debe asumir sus propias normas relativas a la institución del matrimonio, porque Dios es quien puso las reglas en cuanto a cómo debe definirse el matrimonio. La unión matrimonial bíblica puede definirse como la unión de toda la vida, entre un hombre y una mujer; sobre todo, con el fin de formar una familia y proporcionar un ambiente estable para sus descendientes. 

Según Dios, un hombre (macho) se unirá con su mujer (hembra) y serán «una sola carne». Según la palabra de Dios, sólo un hombre y una mujer pueden llegar a ser «una sola carne». Un hombre (varón), dejará padre (varón), y su madre (mujer); para estar con su esposa (mujer), para que los dos (macho y hembra), puedan comenzar su propia familia. No ha sido intención de Dios, que un hombre y otro hombre puedan convertirse en «una sola carne», ni que una mujer y otra mujer puedan convertirse en «una sola carne». 

Dios creó la pareja exacta: Génesis 2:18-23 (RV1909) • «Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; haréle ayuda idónea para él. Formó, pues, Jehová Dios de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y trájolas á Adam, para que viese cómo les había de llamar; y todo lo que Adam llamó á los animales vivientes, ese es su nombre. Y puso Adam nombres á toda bestia y ave de los cielos y á todo animal del campo: mas para Adam no halló ayuda que estuviese idónea para él. Y Jehová Dios hizo caer sueño sobre Adam, y se quedó dormido: entonces tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar; y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y trájola al hombre. Y dijo Adam: Esto es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne: ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.» 

Cuando Adán era el único humano que existía, Dios no decide hacer otro humano que biológica y físicamente fuera de idéntica naturaleza a la de Adán. En cambio, Dios hizo una mujer que física y biológicamente fuera diferente a Adán. Cuando Adán fue creado, fue creado del polvo. Pero cuando Eva fue creada, Dios tomó una parte de Adán, para crear a la mujer de Adán. Dios creó a la mujer, para que Adán fuera complementado, y fuera así una sola carne con ella. Dios creó para el hombre «una ayuda comparable a él». Esto es lo que matrimonio significa para Dios. Al principio, Dios no creó otro hombre «ayuda» para Adán, pero Dios creó una mujer como ayuda para Adán. 

Lo primero que Adán reconoce y declara cuando él pone sus ojos por primera vez sobre Eva, fue: «Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada a Varona, porque del varón fue tomada«. Esto fue una clara señal a los ojos de Adán, cuando Dios le hubo presentado a Eva; ya que sabía que él iba a estar con ella (mujer) como marido (hombre). Una pareja del mismo sexo, podrían profesar su amor entre ellos; pero, como pareja de la misma naturaleza (hombres ó mujeres), nunca pueden profesar ser «una sola carne», en la misma forma en que Adam lo declaró sobre su propia esposa. 

El extravío de los hombres: Romanos 1:26-27 (RV1909) • «Por esto Dios los entregó á afectos vergonzosos; pues aun sus mujeres mudaron el natural uso en el uso que es contra naturaleza: Y del mismo modo también los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la recompensa que convino á su extravío.» 

Propósito del sexo. La relación sexual fue definida por Dios, y es lícito dentro del contexto conyugal de un hombre y una mujer. Dios creó al ser humano sexuado, para placer y procreación. Por esta razón la creación fisiológica está equipada con órganos sexuales masculinos, para ser diferentes a los órganos sexuales femeninos. Sin embargo, Dios definió esa relación con ciertos parámetros o reglas que se rigen por su palabra. Esa es la razón por la cual, física y biológicamente, cuando dos hombres tienen relaciones sexuales, no pueden cumplir el mandamiento divino de «Fructificar y multiplicar», tal y como Dios ha querido. Dos seres masculinos o dos femeninos no pueden reproducirse sexualmente. 

Vivir juntos y mantener una relación homosexual, no sería para crear nuevas vidas por medio de la unión. La procreación es sólo entre un hombre y una mujer; por lo tanto, el matrimonio homosexual no puede ser el plan de Dios. La definición de matrimonio homosexual no existe, y no puede ser igual a la definición de Dios respecto al matrimonio entre el hombre y la mujer. Redefinir el matrimonio por el lado humano, es prostituir el mandamiento de Dios, y quebrar sus designios. — ¿Porqué le será tan difícil al hombre comprender la definición del matrimonio? — Para los que apoyan la homosexualidad y el matrimonio homosexual, esta cuestión puede ser difícil de aceptar. Sin embargo, al leer la palabra de Dios y aceptarla; aún sobre las propias opiniones personales, cualquiera se daría cuenta que la palabra de Dios es la autoridad final sobre este asunto. 

Si Dios hubiera tenido la intención de que la raza humana se reprodujera a través del matrimonio heterosexual y homosexual, habría diseñado los cuerpos individuales para permitir la reproducción a través de ambos medios; y hacer de ambos, la relación sexual sana y natural. Por eso la Biblia declara, que la homosexualidad no es natural, sino «contra lo natural». Toda la creación, no sólo habla de los atributos divinos, sino de las intenciones y los propósitos del supremo Creador. Incluso los géneros de animales que Dios creó, hablan contra la homosexualidad, porque cada animal macho necesita una hembra para procrear. Sería antinatural para los animales del mismo sexo, tener intimidad sexual. 

El mundo puede crear sus propias leyes y opiniones, pero para el creyente en la fe bíblica, Dios ya aconsejó sobre este asunto en particular a través de las Escrituras. Lo más importante, es la forma física y biológica con la cual Él creó a la raza humana. Las leyes y las opiniones humanas pueden cambiar, pero la palabra de Dios y la naturaleza de Dios no cambiará jamás. Por lo tanto, lo que es pecado ante los ojos de Dios, siempre seguirá siendo pecado. Aún si cambiaran las leyes terrenales para adaptarse a sus opiniones personales, un creyente de la Biblia permanecerá fiel a la verdad eterna. La Biblia declara por siglos, que la homosexualidad y el matrimonio entre personas del mismo sexo, van en contra del plan de Dios. 

Vea el tema: EL MATRIMONIO DEL MISMO SEXO, LA NUEVA CALAMIDAD 

CONCLUSIONES: 1 Juan 1:9-10 (RV1909) • «Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. Si dijéremos que no hemos pecado, lo hacemos á Él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.» 

¿Áma Dios a la gente con inclinaciones pecaminosas como la homosexualidad? — Sí, Dios los ama, como ama al adicto del licor, al que anda en prostitución y más. Dios ama a todos, a pesar de muchos defectos, crasa inmoralidad y dudas profundas. Sin embargo, Dios no estará de acuerdo con la práctica del pecado con ninguno, ¡jamás! — Dios advierte que hay consecuencias cuando elegimos caminar en pecado y desobediencia. Dios quiere tener control sobre cada vida, a través de su Hijo Jesucristo, para superar el pecado. Ante los ojos de Dios, la homosexualidad es uno de esos pecados que Él quiere limpiar y superar por su amor. Lo que el homosexual tiene que hacer, es confesar sus pecados con arrepentimiento, y Dios que es justo y fiel para perdonar; sin importarle lo horrible del pecado, hará una obra de REGENERACIÓN en su interior. 

Romanos 5:8-11 (RV1909) «Mas Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Luego mucho más ahora, justificados en su sangre, por Él seremos salvos de la ira. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, mas aun nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por el cual hemos ahora recibido la reconciliación.» 

Si desea copiar todo, o una parte de este escrito, por favor de los créditos a: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com 

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

2 comentarios sobre “MATRIMONIO HOMOSEXUAL 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: