RAÍCES 

Estos que participan en vuestras comidas fraternales son manchas, apacentándose a sí mismos sin temor alguno. Son nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos. Son árboles marchitos como en otoño, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados.” -Judas 1:12.*

Analizar la vida natural humana es muy interesante, porque abre los ojos a una realidad innegable de siembra y cosecha. La terquedad del corazón del hombre parece indomable y reacio a la voluntad de Dios. Lo dócil del alma de toda criatura ha desaparecido con la influencia viciosa de los caprichos del corazón. La vida natural está enraizada al sentir, el pensar, y el hacer de una manera opuesta a la que el Creador designó para la humanidad. 

Las Raíces, son las que mejor definen el arraigo humano a los aspectos terrenales del alma. La vida de todo ser humano se afirma en situaciones terrenales, donde solo la gracia de Dios puede favorecer a su transformación. El ser humano vive precariamente su relación con Dios a causa del pecado. Es más fácil enraizarse en lo falso, lo superficial y lo pasajero de la vida; que establecerse, crecer y fructificar en los terrenos de la voluntad de Dios. Las raíces hablan positiva y negativamente de donde está ubicado el corazón. 

Hay varias clases de raíces identificadas en la Biblia; con las cuales, se señala una posición humana individual a favor o en contra de los propósitos divinos. He aquí, les presento siete raíces del corazón. 

1- RAÍCES DE IDOLATRÍA 

No sea que haya entre vosotros hombre o mujer, familia o tribu, cuyo corazón se aparte hoy de Jehovah nuestro Dios para ir a rendir culto a los dioses de aquellas naciones. No sea que haya entre vosotros una raíz que produzca una hierba venenosa y ajenjo,..” -Deuteronomio 29:18.

La revelación original de Dios puede echarse a perder por causa de las contaminaciones. Una persona que contamina el origen de la verdad, puede crecer fuera del plan de Dios. El producto de la idolatría es un pecado contaminante y a veces destructivo para los demás. No concebimos a un Dios de amor que corte de raíz a quien se ha apartado de Él; sin embargo, esa es la realidad. Juan El Bautista, dijo: “El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles. Por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego.” -Mateo 3:10. — Dios previamente advierte las consecuencias que puede sufrir un corazón apartado de Él. Todo los profetas del pacto antiguo hecho a Israel, responsabilizaron a sus generaciones por la luz de la revelación recibida. Dios no solamente habla de bendiciones, Él también habla de responsabilidades. La idolatría hecha en ignorancia, Dios la perdona; no obstante, si hay idolatría por encima de la revelación, Dios la castiga. 

2- RAÍCES DE DESOBEDIENCIA 

Por tanto, como la lengua de fuego devora la paja y la llama doblega el rastrojo, así la raíz de ellos será como cosa putrefacta, y su flor se desvanecerá como el polvo. Porque han desechado la ley de Jehovah de los Ejércitos, y han despreciado la palabra del Santo de Israel.” -Isaías 5:24. 

Dios ha manifestado ser celoso con aquellos con quienes tiene un plan específico. Si Dios da una revelación de sus propósitos; quienes lo reciban, tendrán que ser responsables de tan alto privilegio. Tomar de soslayo la palabra de Dios, es un acto de desobediencia y rebelión. La Biblia dice: “¿Qué ventaja tiene, pues, el judío? ¿O qué beneficio hay en la circuncisión? – Mucho, en todo sentido. Primeramente, que las palabras de Dios les han sido confiadas.” -Romanos 3:1-2. — El judío fue receptor de una revelación divina y eterna, un honor que Dios les concedió desde sus ancestros. Retener la palabra de Dios o desecharla, es algo que siempre traerá consecuencias a quienes se la confían. Las raíces de la desobediencia también pueden dar vida y crecimiento del mal. El bien y el mal comienzan creciendo como raíces en el corazón humano. La vida natural se sustenta con lo terrenal, la vida espiritual se sustenta con la verdad. De acuerdo al alimento que reciban las raíces; así será el producto que originen. Cuando solo existe un fervor religioso, difícilmente se podrá fructificar vida en el espíritu humano. 

Lea también: FRUCTÍFERO Ó ESTÉRIL 

3- RAÍCES DE SALVACIÓN 

Un retoño brotará del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto.” -Isaías 11:1. 

Después de tan gran tragedia de desobediencia y rebelión sobre la humanidad entera, Dios tiene un plan de salvación. Dios fue muy cauteloso en cuanto al tiempo y a los detalles de su plan de salvación. Fueron muy pocos los que supieron el origen de la salvación para la humanidad perdida. Toda la revelación divina en personajes, estatutos, ceremonias, fiestas y profetas; estarían incompletas, si no hubiera un Salvador en quien se cumplan todas las promesas de gloria. La salvación surge de la tierra, donde no hay vida; sino desobediencia y rebelión. El profeta lo dijo así: “Subió como un retoño delante de él, y como una raíz de tierra seca. No hay parecer en él, ni hermosura; lo vimos, pero no tenía atractivo como para que lo deseáramos.” -Isaías 53:2. — La raíz de salvación brotó y se arraigó en la tierra que vino a salvar. Poco a poco, el tallo de esa semilla muerta en tierra árida, fue brotando y dando hojas y frutos hermosos de salvación. — La raíz de salvación es la misma que surge de las semillas que mueren en corazones áridos y sedientos de las lluvias de bendición celestial. Es una salvación universal y eterna la que Dios ha hecho brotar de la tierra de su revelación. Es la raíz de la fe de Abraham hecha promesa, la que trae salvación a todos los confines de la tierra. Si un corazón recibe salvación en la fe de Jesucristo, tendrá una raíz de vida y salud que fructificará para vida eterna. 

4- RAÍCES DE ORGULLO 

Se hizo hermoso por su grandeza y por la extensión de su follaje, pues su raíz estaba junto a muchas aguas.” -Ezequiel 31:7. 

Este pasaje de la Biblia, como otros que se refieren a reyes y faraones, demuestra el gobierno y la autoridad de Dios sobre todo hombre. Daniel lo dijo así: “Él cambia los tiempos y las ocasiones; quita reyes y pone reyes. Da sabiduría a los sabios y conocimiento a los entendidos.” -Daniel 2:21. — Este es el caso del faraón, rey de Egipto, a quien Dios lo había levantado. Faraón dominó en su gobierno naciones, demostró poderío militar y económico, y levanto ciudades erguidas en estructuras grandes de ingeniería increíbles. Dios estaba detrás del imperio egipcio, y fue un medio de apoyo a sus propósitos, desde Abraham, Moisés, y en el tiempo de los Reyes de Israel. Dios proveyó de sus corrientes de aguas para alimentar las raíces de Egipto, y puso naciones debajo de ellos. Ezequiel dice: “Eso es el faraón y toda su multitud”, dice el Señor Jehová.” -Ezequiel 31:18. — El orgullo desmedido enaltece el corazón humano, y lo hace altivo sobre los demás. El orgullo es una raíz hacia la impiedad y la soberbia. Solo Dios puede abatir el orgullo en la vida de los hombres. El principio de Dios mencionado por Jesús, sigue vigente en su reino: “…porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.” -Mateo 23:12. — El orgullo por si solo enloquece. Un alma orgullosa no se sacia por el bienestar de otro, porque está más centralizada en sí misma. 

5- RAÍCES DE PROFANACIÓN 

Efraín ha sido herido; se ha secado su raíz y no dará más fruto. Aunque engendren hijos, yo mataré ese tesoro de sus vientres.” -Oseas 9:16. 

Efraín fue el segundo hijo de José, después de Manasés. Ambos nacieron en Egipto, como hijos de potifar la esposa de José. El nombre de Efraín significa: “Doblemente fructífero“. El registro bíblico pone a Efraín como el adoptado primogénito de Israel, privilegio que le concedió liderazgo y la posesión de las tierras del norte. Estas profecías dadas a Efraín directamente, dan la pauta de cómo se encontraba en su estado anémico religioso y apartado de Dios. Ellos le habían fallado a Dios, se hicieron idólatras y cambiaron el sacrificio por altares paganos. Dios arremete contra ellos con juicios, porque hicieron lo malo ante sus ojos. La Biblia dice: “Porque han sembrado viento, cosecharán torbellino. No tendrás campos por segar, ni la espiga dará harina. Y si la diese, la comerían los extraños.” -Oseas 8:7. — Es triste saber que la fertilidad de una raíz paternal, puede convertirse en esterilidad a causa del pecado. Al profanar el sacrificio para Dios, se pierde la armonía y la paz espiritual. Aún haciendo lo correcto, los resultados de ignorar la palabra de Dios se pueden ver en toda la actividad humana. Primero, quién fuera fructífero al doble, ahora vería cortada su descendencia familiar. Las consecuencias del pecado de los padres, siempre alcanzan a sus descendientes. Segundo, hasta las cosechas serían afectadas, y el fruto del trabajo se perdería por el sacrilegio en la adoración a Dios. El pecado trae consecuencias a la tierra y también cambios espirituales negativos en la relación con Dios. 

6- RAÍCES DE CODICIA 

Porque el amor al dinero es raíz de todos los males; el cual codiciando algunos, fueron descarriados de la fe y se traspasaron a sí mismos con muchos dolores.” -1 Timoteo 6:10. 

Tomando ahora el Nuevo Testamento, encontramos más alegorías referentes a las raíces. La vida humana enraíza en diferentes orígenes del bien o del mal, y sus frutos vienen como una consecuencia natural imparable. Si el origen de una planta está en su raíz, el origen de una vida está en sus intenciones. Una raíz como intención, genera actitudes; luego éstas, producen hechos; finalmente, viene el producto como cosecha. Las intenciones humanas no se visualizan, porque son como las raíces. Lo que da a conocer el interior de un corazón son las actitudes. El amor es una causa interior que se externa con actitudes que lo delatan. Es difícil amar lo que no se ve, y es más fácil amar lo que se puede ver. Pedro dice: “A él le amáis, sin haberle visto. En él creéis; y aunque no lo veáis ahora, creyendo en él os alegráis con gozo inefable y glorioso,…” -1 Pedro 1:8. — Dios pide amor, y es su primer mandamiento a todos los seres creados. Las actitudes de amor a Dios provocarán bendiciones. El amor a Dios es una raíz de vida, salud y verdad. — Sin embargo, amar otras cosas; sobre todo, si son materiales, producirá actitudes codiciosas que fructificarán en maldición. El amor al dinero, es una intención de dependencia material que desplaza la confianza en Dios. Amar el dinero marchita la fe, y produce estrés en la ansiedad indomable de la ambición. El amor al dinero, es una raíz que alimenta la vida de una insaciable adicción a poseer. El Amor al dinero elimina la capacidad humana de compartir y anula la bendición de dar con gratitud. El antídoto al amor al dinero, es dar de gracia, lo que de gracia se ha recibido. Eso hace entender la razón del porqué Dios ama al dador alegre. “Cada uno dé como propuso en su corazón, no con tristeza ni por obligación; porque Dios ama al dador alegre.” -2 Corintios 9:7. — Las raíces del corazón humano sin Dios, producen actitudes que dominan el alma de todo mortal. 

7- RAÍCES DE RENCOR 

Mirad bien que ninguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que ninguna raíz de amargura brote y cause estorbo, y que por ella muchos sean contaminados;…” -Hebreos 12:15. 

Cuando se ve el contexto del pasaje de Hebreos 12:15, se ve el brote de una raíz que fructifica dolor y resentimientos. Primero, es bueno aceptar las disciplinas de corrección de Dios. “Permaneced bajo la disciplina; Dios os está tratando como a hijos. Porque, ¿qué hijo es aquel a quien su padre no disciplina?.” -Hebreos 12:7. — Los frutos de la disciplina divina son para bien y para un llamado a la santidad. Segundo, hay que caminar buscando la paz, la concordia y la santidad, para ver un final de gloria en la presencia de Dios. “Procurad la paz con todos, y la santidad sin la cual nadie verá al Señor.” -Hebreos 12:14. — Si no hay capacidad de perdonar las ofensas, se pierde la paz y se producen sentimientos de rencor. — El resentimiento o rencor lo vivió Esaú, a causa de la bendición paternal de Isaac impartida a Jacob su hermano, sin ser el primogénito. La intención de Esaú fue de ignorar la bendición, y tuvo una actitud indiferente, y no le dio el valor de importancia que tenía la primogenitura. La Biblia dice: “…que ninguno sea inmoral ni profano como Esaú que por una sola comida vendió su propia primogenitura.” -Hebreos 12:16. — Ante esa reacción ingrata de Esaú, surge una raíz de amargura que contaminó su vida en muchas formas. Las consecuencias de indiferencia y rencor sobre Esaú, fueron pecaminosas y duraderas. Se identifica a Esaú como inmoral y profano; los cuales,no son títulos agradables para ninguna persona. — La raíz de amargura estorba la salud, corrompe el alma, y malhumora la personalidad de cualquiera. La falta de perdón trae resultados que distancia a los seres queridos. Un corazón rencoroso se mantiene con sed de venganza. 

CONCLUSIONES 

Las raíces humanas existen y son profundas. Las raíces internas llegan a dar vida a las actitudes con las cuales afrontamos las circunstancias cotidianas. No vivimos solo lo del momento, sin alcanzar la cosecha de lo que se ha sembrado. Las cosas del pasado enraízan y puedan dar frutos para bien o para mal. Toda raíz que genera maldad puede ser eliminada por el poder de la palabra de Dios. Si se vive en el poder de la palabra, las raíces de la fe producirán vidas robustas, firmes y fructíferas. 

Aquí algunos textos para su estudio personal. 

Antes de la quiebra está el orgullo; y antes de la caída, la altivez de espíritu.” -Proverbios 16:18. 

Pecado son la altivez de ojos y el orgullo del corazón, la lámpara de los impíos.” -Proverbios 21:4. 

Pero ellos se rebelaron y entristecieron a su Espíritu Santo. Por eso se volvió su enemigo, y él mismo combatió contra ellos.” -Isaías 63:10. 

“…para que Cristo habite en vuestros corazones por medio de la fe; de modo que, siendo arraigados y fundamentados en amor,…” -Efesios 3:17. 

firmemente arraigados y sobreedificados en él, y confirmados por la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.” -Colosenses 2:7. 

Estos que participan en vuestras comidas fraternales son manchas, apacentándose a sí mismos sin temor alguno. Son nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos. Son árboles marchitos como en otoño, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados.” -Judas 1:12. 

*Los versos bíblicos corresponden a la versión Reina Valera Actualizada. 

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios..org  

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

Un comentario en “RAÍCES 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: