10 PRINCIPIOS BÍBLICOS SOBRE LA EDUCACIÓN SEXUAL 

Me corresponde abordar un tema muy delicado y escabroso para algunas mentes. A pesar de vivir en tiempos más liberales, donde los hijos aprenden más de la sexualidad, es necesario que los padres de familia estén alertas a este caso. Por los medios sociales, las películas y programas de televisión sin restricciones, y recibiendo mucha información a veces inescrupulosa de parte de algunas escuelas, los pre-juveniles creen estar ya capacitados para su vida sexual. A consecuencia de esas influencias desenfrenadas, más la negligencia paternal, la sociedad tiene niños cuidando niños. Se está viviendo un drama social muy grave en las nuevas generaciones que están creciendo sin la atención correcta, para guardar los principios morales que tuvieron nuestros ancestros. Estoy consciente que nuestros antecesores vivieron otros tiempos más cerrados a causa de los tabúes y la ignorancia; pero, la sociedad moderna no se puede dar el lujo de desbocarse al libertinaje sin moderación y conciencia social. 

La responsabilidad de educar a los hijos está en los padres. Sin embargo, ¿Cómo pueden los padres educar sobre sexualidad, si ellos están llenos de prejuicios al respecto? — Esto debe resonar una y otra ves en los oídos de los padres, para despertar sus conciencias dormidas. Es hasta vergonzoso saber que muchas cosas fuera del marco cristiano, estén sucediendo muy a menudo en las familias que conocen la palabra de Dios. Estas cosas tan fuertes de pecados sexuales deben ser detenidas por medio de la participación activa de los padres en la educación de sus hijos. Nunca es y será demasiado tarde para hablar con los hijos sobre la sexualidad. Son la mayoría de las personas, y también los niños y las niñas los que coinciden, que los padres deben ser los principales educadores de sus hijos respecto á la sexualidad. A pesar de ello, las estadísticas dicen que la mayoría de los padres han omitido su responsabilidad de instruir con la verdad a sus hijos sobre la vida sexual. 

PRINCIPIOS DE MORALIDAD CRISTIANA PARA LOS HIJOS 

A los hijos en el hogar hay que enseñarles lo que es la castidad y la abstinencia de las prácticas carnales. ¿Quiénes dicen que esto es obsoleto y que está fuera de lugar en las familias cristianas? — El modernismo, el humanismo, y la presión que ejerce una sociedad que ha perdido los valores morales, no son los que le tienen que decir a los padres como educar a sus hijos. Padres, tomen su lugar de educadores, consejeros, y formadores de conciencias sanas y apegadas a la verdad en los principios bíblicos. Son 10 principios bíblicos los que abordaré a continuación, y cada uno en particular toca los aspectos de lo sexual en los términos de fornicación, adulterio, inmundicia, lascivia, lujuria, concupiscencia, y más. Creo que estás enseñanzas ayudarán primero a la preparación de los padres en su tarea de educar moralmente a sus hijos. 

1. CUIDAR EL CORAZÓN: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias.” -Mateo 15:19. * 

Los pensamientos perversos del corazón humano vienen como el resultado del pecado de Adán. Antes de que se hicieran realidad los pensamientos, los hechos ya fueron concebidos en el corazón. Si alguien conoce al ser humano es Dios, es por eso que la Biblia revela lo que los corazones anidan. La Biblia dice: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿Quién lo conocerá?.” -Jeremías 17:9. — Toda desviación y perversidad es responsabilidad humana, y de cada uno depende hasta donde puede llegar. Cuando el individuo se da cuenta de su gran necesidad, es porque Dios le está dando una oportunidad de cambio y de transformación. “Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; porque de él mana la vida.” -Proverbios 4:23. — Las enseñanzas de la Biblia deben ser enfatizadas por los padres a los hijos. La Biblia contiene todo el origen de la verdad y la revelación del corazón de Dios. Notifique a sus hijos los principios enseñados por medio de las Escrituras, y que guarden su corazón de todo mal. Si todo comienza en el corazón; entonces, hay que hablar del corazón de Dios al corazón humano. 

2. LA NATURALEZA CAÍDA Y PECAMINOSA: “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, disolución,…” -Gálatas 5:19. 

Del corazón como la parte central del individuo brotan las insinuaciones al pecado. Siendo que la naturaleza humana es caída y pecaminosa, los deseos insanos se hacen obras de la carne que contaminan más la conciencia. La naturaleza humana tiene sus instintos que nadie más puede detener, a menos que la persona sea entrenada por medio del conocimiento. El apóstol dice: “Ciertamente, si habiéndose ellos apartado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, y otra vez envolviéndose en ellas, son vencidos, sus postrimerías les son hechas peores que los principios.” -2 Pedro 2:20. — La enseñanza sirve para mejorar y controlar la naturaleza humana, para apartarse del mal. Pero, los instintos del mal están dentro, y no siempre se puede evitar la fuerza de la carne que impulsa hacia el pecado. A menos que haya la fuerza de una nueva naturaleza; solo así, la carne será sujeta y entregada á la limpieza y á la renovación de los pensamientos en Dios. Los padres deben alertar a los hijos sobre el fuego de las bajas pasiones dentro de la naturaleza humana, y que éstas solo pueden ser vencidas viviendo en la fe de Jesucristo. Una cosa es ser convencidos, y otra cosa es ser convertidos. Una cosa es el remordimiento por los pecados, y otra cosa es el arrepentimiento por los pecados. Una cosa es la emoción, y otra cosa es la transformación. Hay uno que puede cambiar el corazón humano, porque Él es el único que lo formó. 

3. LOS DESEOS PECAMINOSOS: “Por lo cual también Dios los entregó á inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de suerte que contaminaron sus cuerpos entre sí mismos.” -Romanos 1:24. 

Al deseo sexual exacerbado y desordenado en una persona, la Biblia le da el título de concupiscente. Los deseos concupiscentes vienen del corazón de la persona, y la pueden arrastrar a la inmoralidad y la aberración sexual. Las orgías, las relaciones con animales, las prácticas fuera del orden natural del hombre y la mujer, entran en la categoría de “inmundicias concupiscentes“. Claro, llegar a ser aberrante sexual parece ser un extremo; sin embargo, nadie está exento de llegar hasta ahí; y con mayor razón, si se desecha la corrección y las enseñanzas de Dios. El Nuevo Testamento enseña: “Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído, y cebado. Y la concupiscencia, después que ha concebido, pare el pecado; y el pecado, siendo cumplido, engendra muerte.” -Santiago 1:14-15. — La interpretación es sencilla: Todo comienza como un deseo que la tentación enamora, luego el deseo se embaraza y da a luz el pensamiento (pecado); luego, al caer en el hecho al que fue tentado (fornicación ó adulterio), da a luz la muerte (condenación). Los deseos podrán estar ahí; pero, negarse a caer en la tentación, es la lucha que cada uno tiene que enfrentar. Si otros lo logran con una disciplina mental, conciencia fuerte, y enseñanzas humanistas; cuanto más aquel que tiene la fuerza del Espíritu de Dios. Si alguno que es tentado por las fuerzas del mal se rinde a Dios, Él no lo dejará rendirse ante las fuerzas del mal. 

4. LA DECENCIA Y LA HONESTIDAD: “Andemos como de día, honestamente: no en glotonerías y borracheras, no en lechos y disoluciones, no en pendencias y envidia.” -Romanos 13:13. 

Ceder a las bajas pasiones, y relajarse dejando a un lado la disciplina y las buenas costumbres de la vida, es disolución. Tales prácticas disolutivas, son contaminantes a la conciencia y se realizan en varias categorías. Toda exageración, é ir más allá de los límites y las reglas sociales, es vida disoluta. Aquí entran los principios de la decencia y la honestidad, para contrarrestar la vida fuera de orden. Cualquier persona puede estar en la categoría de decente y honesto. Sin embargo, no es fácil, y la misma sociedad lo ha comprobado, y cada persona sabe hasta dónde puede llegar. Andar en transparencia y estar a la vista de todos sin bajar el rostro, es una meta muy elevada que cualquier ser humano quiera alcanzar. La Biblia dice: “Ninguno tenga en poco tu juventud; pero sé ejemplo de los fieles en palabra, en conversación, en caridad, en espíritu, en fe, en limpieza.” -1 Timoteo 4:12. — ¿Se podrá? — Refuerza con tus hijos la importancia de la decencia y la honestidad como virtudes humanas. Estando en la fe de Jesucristo, y teniendo las sagradas Escrituras como fundamento, es posible alcanzar una vida limpia y transparente ante los demás. La decencia y la honestidad en el noviazgo y el matrimonio, debe ser una meta para todo hijo de Dios. 

5. LA INMORALIDAD SEXUAL: “Huid la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre hiciere, fuera del cuerpo es; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.” -1 Corintios 6:18. 

Contrario a huir de la inmoralidad en estos días, los amigos de los jóvenes y los medios de comunicación, son las principales fuentes de motivación para cometer pecados sexuales. Si con la conversación con los hijos de este dilema social, ellos llegaran a cambiar en un mínimo porcentaje, sería positivo y favorable para los hogares que practiquen su comunicación. La inmoralidad sexual es un pecado que se define como relaciones ilícitas fuera y dentro del matrimonio. También, la inmoralidad sexual de la fornicación, se define como un pecado contra uno mismo, y el adulterio como un pecado contra su cónyuge. Hay dos ejemplos: El primero, es José en Egipto, que literalmente huyó de la misma escena donde pudo haber pecado contra Dios y su patrón. “Y asiólo ella por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces dejóla él su ropa en las manos, y huyó, y salióse fuera.” -Génesis 39:12. — El Segundo ejemplo, es Pablo aconsejando a su discípulo Timoteo, diciéndole: “Huye también los deseos juveniles; y sigue la justicia, la fe, la caridad, la paz, con los que invocan al Señor de puro corazón.” -2 Timoteo 2:22. — La inmoralidad sexual no se confronta solo con la fuerza de la voluntad, es necesario huir y escapar para no caer en sus trampas. A veces se requiere más valor para huir y escapar, que ser atrapado en un dilema sexual por enfrentar. En la vida natural, huir es de cobardes; en la vida espiritual, huir es de valientes. 

6. EFECTOS DE LA INMORALIDAD: “Que cuando volviere, me humille Dios entre vosotros, y haya de llorar por muchos de los que antes habrán pecado, y no se han arrepentido de la inmundicia y fornicación y deshonestidad que han cometido.” -2 Corintios 12:21. 

Hay que hablar con los hijos del daño que causan las relaciones extra maritales. Hay daños personales de conciencia, y a terceros, y hay pérdida de comunión con Dios cuando se actúa en fornicación. Hay riesgos físicos irreversibles, y hay pérdida de relaciones interpersonales, por causa de la inmoralidad sexual. Quien aprecia agradar a Dios, sabe que el pecado sexual lo aleja de Dios; y no querrá en ningún momento que eso suceda. No se trata de ver el amor de Dios y su perdón en caso semejante; sino el punto álgido de no dejarse arrastrar por los deseos carnales para no ofender a Dios. No se trata de pensar en pecar, diciendo: “Al final de cuentas Dios perdonará“, porque esto sería deshonesto y vergonzoso. En tal caso, la persona al pecar con alevosía y ventaja, se estaría dejando llevar por el engaño del corazón hacia conveniencias disolutas. Pablo dijo: “No os engañéis: Dios no puede ser burlado: que todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” -Gálatas 6:7. — No se trata de resaltar el castigo de Dios en las relaciones inmorales ilícitas, sino de comprender que las consecuencias del pecado son parte de la ley o principio bíblico de la siembra y la cosecha. Dios no observa cada paso en el camino de la vida solo para castigar si alguno anda mal, sino para bendecir á aquel que anda en buenas obras. Todo creyente en Dios sabe que si camina en pecado, el pecado lo aleja de Dios; y solo ese efecto negativo del pecado, es suficiente para ver los resultados de la desobediencia. Padres, no amenacen erróneamente a los hijos, diciéndoles que recibirán castigos de Dios al pecar, sino adviertan de los efectos positivos de la obediencia y la santidad. 

7. IMPUREZA SEXUAL: “Los cuales después que perdieron el sentido de la conciencia, se entregaron á la desvergüenza para cometer con avidez toda suerte de impureza.” -Efesios 4:19. 

Las impurezas sexuales son originadas en la naturaleza carnal. Sobresaltar la naturaleza con sus bajas pasiones es una vanidad de los pensamientos impuros. El corazón endurecido, la ignorancia de Dios, y vivir exentos a la limpieza espiritual; es el terreno propicio para el cultivo de las impurezas. Una conciencia fuera de la relación con Dios, se pierde en la desfachatez de la lujuria desenfrenada. La Biblia dice: “El que es injusto, sea injusto todavía: y el que es sucio, ensúciese todavía: y el que es justo, sea todavía justificado: y el santo sea santificado todavía.” -Apocalipsis 22:11. — La enseñanza no se impone; pero, se le deja a la persona la reflexión, el desafío, y la decisión de optar por el mejor camino que deba tomar. Hablar con claridad al corazón de los jóvenes, es exponerles la verdad por la cual ellos podrán optar. Las decisiones son personales, y las consecuencias de éstas marcarán la vida de cualquiera, ineludiblemente. Quien recibe la palabra de Dios verá el cambio desde su interior, hasta en sus acciones más pequeñas. La palabra de Dios penetrará la mente, la conciencia, y suavizará el corazón más duro, para renovarlo a una persona regenerada. Aunque las luchas contra las impurezas continúen, Dios siempre renueva las fuerzas del que quiere limpiarse de las impurezas del alma. 

8. NO ALIMENTAR LOS DESEOS CARNALES: “Amortiguad, pues, vuestros miembros que están sobre la tierra: fornicación, inmundicia, molicie, mala concupiscencia, y avaricia, que es idolatría.” -Colosenses 3:5. 

La fuerza del pecado puede venir desenfrenado a través de los miembros del cuerpo que expresan las bajas pasiones. La única manera de detener la fuerza del pecado es amortiguando los miembros terrenales para evitar un golpe mortal. La palabra “amortiguar” es hacer de menos ó detener la fuerza que pudiera ser destructiva al momento de su impacto. Hay dos versiones más, una dice: “Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros…“; y la otra dice: “Mortificad, pues, vuestros miembros que están sobre la tierra,…” — La única manera de hacer morir ó mortificar lo terrenal en los miembros del cuerpo, es quitándoles el alimento que les da vida. Es decir, todo aquello malicioso a lo que se inclina el corazón humano, se le debe evitar el alimento que recibe á través de los sentidos terrenales. La palabra “molicie“, es interpretada también como: “Bajas pasiones y deleite carnal“. La carne se siente acomodada con las cosas que le dan placer y sustentan la codicia y los instintos degradantes inherentes á ella. Mientras más se nutra la naturaleza carnal, más fuerte será su influencia sobre la persona. Aquello que reciba más suministro de alimento interno en el hombre, será lo que dominará su naturaleza. Lo carnal, lo natural, lo moral, y lo espiritual; necesitan ser identificados para saber cómo alimentar lo que le agrada a Dios. Este es un principio bíblico que debe ser conocido por todo cristiano en su desarrollo espiritual. 

9. SANTIFICACIÓN vs. CONTAMINACIÓN SEXUAL: “Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación: que os apartéis de fornicación;…” -1 Tesalonicenses 4:3. 

¿Será necesario explicar la sexualidad con términos teológicos ó bíblicos a los hijos? — ¡Si! — Es necesario abordar los temas en las relaciones humanas, haciendo hincapié en la moralidad establecida por Dios. ¡Quien mejor que Dios a través de la Biblia puede trazar lo que es necesario saber respecto al tópico sexual! — Dios no se opone a la sexualidad, puesto que Él definió las características seductoras del hombre y la mujer para su atracción mutua. Lo que no va con Dios es el desorden, y las mezclas é influencias sexuales contrarias á la naturaleza original de Adán. El apóstol Pablo escribió: “Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado por instrumento de iniquidad; antes presentaos á Dios como vivos de los muertos, y vuestros miembros á Dios por instrumentos de justicia.” -Romanos 6:13. — En cada individuo está la libertad de escoger a quien le cede sus miembros del cuerpo. Las opciones están entre “el pecado” y “la justicia“; y entre ambas fuerzas está la pelea para ver quién será quien gobierne. Ceder los miembros a Dios produce “la santificación“, y ceder los miembros al pecado, producirá “la inmundicia“. Obedecer a Dios trae como consecuencia “la vida“, y obedecer al pecado trae como consecuencia “la muerte“. Para alcanzar una santificación divina, es necesario apartarse del pecado de la fornicación. Aquí está incluida la perversión ó la depravación sexual manifestada en grupos de la sociedad actual. 

10. EJEMPLOS DE PERVERSION SEXUAL: “Como Sodoma y Gomorra, y las ciudades comarcanas, las cuales de la misma manera que ellos habían fornicado, y habían seguido la carne extraña, fueron puestas por ejemplo: sufriendo el juicio del fuego eterno.” -Judas 1:7. 

Quizá Sodoma y Gomorra sean los nombres más conocidos en toda la Biblia, como nombres de las ciudades más corrompidas sexualmente. La perversión y la inmundicia eran tales; que ellos establecieron las prácticas de “sodomía” en toda una sociedad. Es decir, ellos fueron los que practicaron las relaciones sexuales entre hombre y hombre. Esta práctica depravada, es una inclinación de los instintos antinaturales del hombre hacia la perversidad y la depravación que Dios aborrece. Estas ciudades fueron puestas como ejemplo para toda la humanidad, del justo juicio de Dios sobre el pecado. La perversidad sexual sodomita, toca los sentidos de cualquiera, y atrae los instintos de otros seres humanos que tienen las mismas inclinaciones. Lamentablemente, hasta hombres casados y con familias, han caído en estos degenerados pecados sexuales. Aún si fueran relaciones sexuales entre hombre y mujer; si alguno de los cónyuges cae, estaría en el terreno del pecado, y quebrantando los votos de su matrimonio. La Biblia, dice: “Honroso es en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; mas á los fornicarios y á los adúlteros juzgará Dios.” -Hebreos 13:4. — Manchar el matrimonio con la fornicación, es pervertir lo que Dios estableció para santificarlo. Al contrario, Dios ha decretado juicios, y estos vienen como consecuencia del quebrantamiento de sus leyes. Dios estableció el matrimonio; y con ello, la unión normal y natural del hombre y la mujer. 

Lea también: MATRIMONIO HOMOSEXUAL 

CONCLUSIONES: Los mejores principios sobre la sexualidad ya están establecidos en la Biblia. Si alguien está consiente de su cristianismo, sabe que la Biblia contiene los principios fundamentales para la familia. Si la Biblia es el fundamento para el tema del sexo, aunque haya sido un tabú entre personas de diversas culturas, debe ser expuesto con claridad y sin tapujos á aquellos que creen en ella como la palabra de Dios. Si como cristianos se fundamenta la fe y la conducta en los principios bíblicos; éstos también deben reforzar la instrucción sexual a los hijos. La forma de enseñar sobre la sexualidad, ya sea que los padres tomen acción ó lo ignoren, podría ayudar ó hacer más difícil el desarrollo sexual de los hijos en el hogar. 

A estas alturas en la sociedad moderna, deben haber más padres de familia dispuestos á bregar con el asunto sexual que otros han mostrado tan complicado, y tan difícil de abordar con los hijos. Al considerar las oportunidades cotidianas que los padres tienen para enseñarle a sus hijos, ellos deben transmitir el mensaje positivo de la sexualidad dándole el valor moral invaluable que amerita. Al compartir sobre la sexualidad a los hijos, los padres están cimentando las bases para que sus hijos sean sexualmente sanos. Será de gran ayuda educar a los hijos sobre la sexualidad, para que ellos sepan que los padres están dispuestos a hablar de temas relacionados a su vida privada con confianza. Se puede ayudar a crear conciencia y disciplina en todo ésto; Pero recuerden, solo Dios puede hacer cambios interiores en el ser humano. 

De hecho, semejantes prácticas tienen reputación de ser sabias en una cierta religiosidad, en la humillación y en el duro trato del cuerpo; pero no tienen ningún valor contra la sensualidad.” -Colosenses 2:23. 

*Los versos bíblicos corresponden a la versión Reina Valera. 

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor y productor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com 

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: