INTRODUCCIÓN A LAS 7 CARTAS DEL APOCALIPSIS

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice á las iglesias.” -Apocalipsis 2:7, 11, 17, 29; 3:6, 13 y 22″.

La iglesia nació cuando Jesús fue crucificado; sin embargo, fue profetizada mucho antes por Juan el Bautista con el título de la “esposa” (Juan 3:29). Jesús dijo que la iglesia sería edificada por Él, y que ningún poder del infierno la derribaría (Mateo 16:18). Jesús también se refirió a otras ovejas aparte de Israel, haciendo de ambos un redil bajo su autoridad como el único pastor (Juan 10:16). La iglesia tiene trazado todo el plan de su estructura y de sus funciones, para que aquellos que son parte de ella las cumplan (Efesios 2:10). Las metas de la Iglesia están diseñadas para que sean alcanzadas funcionalmente en su desarrollo progresivo, y también impulsadas por los cinco ministerios primarios (Efesios 4:11-12). La iglesia es la esposa que Jesús compró con su sangre (Efesios 5:25). La iglesia es el cuerpo espiritual de Jesucristo, en su carne y en sus huesos (Efesios 5:30).

Hablar de la Iglesia es hablar de un misterio escondido, representado en las relaciones más íntimas del matrimonio (Efesios 5:32). En la iglesia espiritual cada creyente en lo individual es un templo (1 Corintios 3:16); pero, también se dice que los creyentes son piedras vivas, para ser colocados en la estructura que se levanta como una casa espiritual (1 Pedro 2:5). La iglesia es una entidad mística y separada de la relación mundana, para ser templo del Dios vivo y columna de la verdad (1 Timoteo 3:15). La iglesia está representada básicamente en muchas mujeres que son claves, para entender figurativamente los hechos y los derechos que le atañen. Hablar de la iglesia es entrar a un tema muy amplio; y para ello, hay que entender el principio por el cual Jesús vino a morir en su favor. En el tema de las siete iglesias del Apocalipsis, se encuentran las pautas importantes para estudiar el recorrido de la única iglesia mística en la historia, por medio de lo que le sucedió a cada una de ellas.

CARACTERÍSTICAS DEL MENSAJE

Jesús envió el mensaje por medio del apóstol Juan a las siete iglesias. La cualidad de cada mensaje se ve bosquejado en las características que son similares, y están ligadas en las palabras a cada una de las iglesias mencionadas. Jesús se presenta, así mismo, como cada iglesia debe conocerlo, y de acuerdo a las circunstancias que fueron creadas por la conducta de ellas. Lo que a cada iglesia le hace falta, o lo que cada iglesia ha perdido; Jesús como el Señor, lo tiene y lo demanda. Lo que esté sucediendo alrededor de cada iglesia, o lo que haya sido su error; Jesús lo sabe y Él quiere sanar, y restaurar en cada una de ellas la seguridad, el perdón, y la esperanza, tan pronto como escuchen.

De acuerdo al proceso que cada iglesia necesita, y conforme a la condición del momento en que vivían, así correspondía el mensaje a cada una de ellas. El mensaje de Jesús a cada una de las siete iglesias, trata de un examen meticuloso; para que las que tiene que despertar, tengan una reacción positiva e inmediata. De acuerdo a la demanda del Señor para cada iglesia, hay una palabra de compromiso y recompensa. En resumen, las características del mensaje, son: Revelación, elogió, reprensión, consejo, y recompensa. Por último, yo aporto en el estudio, lo que cada iglesia significa en el tiempo, como una fiel representación profética de los periodos o épocas que la iglesia ha tenido que pasar.

DATOS GENERALES DEL MENSAJE

REVELACIÓN: En la revelación, Jesús se presenta con características únicas, tal y como el apóstol Juan pudo hacer cada una de las descripciones. La identidad de Jesús viene a ser distinta en cada una de las revelaciones que cada iglesia necesita. Cada presentación de Jesús tiene un valor simbólico para cada iglesia. La revelación de Jesucristo es actual y se ajusta con exactitud al momento que la iglesia vive. No solamente se presenta como lo que es; sino que revela lo se sabe y conoce de cada grupo a quienes les habla. La frase: “yo conozco…“, está en pretérito perfecto; es decir, que Él ya sabe con anterioridad y al presente, el significado del pasado, del presente, y del futuro. Jesús describe con exactitud el conocimiento absoluto que tiene del destino de cada iglesia en su respectivo tiempo de existencia. Dios tiene todo bajo el control de su pleno conocimiento, sin que se le escape detalle alguno.

ELOGIO: La frase “yo conozco tus obras“, se menciona en el mensaje a cada una de las siete Iglesias del libro de Apocalipsis. Jesús trata de despertar a cada iglesia a una realidad de su poder, señorío, y sapiencia. Cada mención de las obras, es para que cada una de las iglesias evalúe sus hechos. Dios ha exigido obras desde antes de la ley de Moisés (Romanos 3:20). Sin embargo, en la fe de Jesucristo, las obras son preponderantes (Santiago 2:20). El apóstol, dice: “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras es muerta.” -Santiago 2:26. — La salvación es por la gracia de Jesucristo y no por las obras de justicia propia (Efesios 2:8-9). No obstante, las obras son tomadas en cuenta, para que según lo que cada uno haga, así sea premiado (2 Corintios 5:10 y Apocalipsis 22:12). Dios evalúa la realización de una obra y la intención con la que es hecha. Cada una de las siete Iglesias tiene obras unas dignas de elogio y otras de reprensión.

REPROCHE: En cada mención de las obras hay un elogio o un reproche. Si las obras son de Dios tienen un elogio; y si tienen otra intención, son reprochadas. En la reprensión, Jesús anhela hacer conciencia de la condición en que se encuentra cada iglesia. Jesús desea corregir con disciplina las malas acciones que están robando la bendición que Él tiene para cada iglesia, en su respectivo tiempo. Cada iglesia debe analizar su condición espiritual, para que corrija lo que le hace falta y pueda así ser reivindicada.

CONSEJO: Jesús está dando con sabiduría el consejo a cada una de las iglesias, con los pasos respectivos que debe seguir para ser corregida. Previo a la corrección es el consejo; así como la promesa viene primero, antes que la recompensa. Cada uno de los consejos del Señor para cada iglesia, se ajustan exactamente a la necesidad de la corrección. Implícito en el consejo del Señor a cada una de las iglesias viene la palabra de exhortación, consúelo, y arrepentimiento.

RECOMPENSA: Jesús quiere la atención por lo que Él es, y no por lo que Él pueda dar. La frase: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice…“; está repetida a cada iglesia, y tiene un gran significado de atención, dedicación, y enfoque; así como la manera de valorar el tiempo que cada iglesia pueda vivir. La recompensa está garantizada por la obediencia. La recompensa también está condicionada por el esfuerzo en la lucha espiritual. La recompensa está vinculada con una promesa y asegurada por la palabra del Señor.

CONCLUSIONES

El significado de oír es percibir con los oídos, o por medio de cada uno de los sentidos. Además, oír también es discernir o descubrir; con un llamado de ver, o volver los ojos, la mente, o la atención para observar algo específico. En la promesa de recompensa Jesús desea despertar el interés de los valores de las obras, por medio de los valores de la fe. La frase: “Al que venciere, yo…“, tiene un gran significado de quien pide, promete, y respalda con la recompensa; a aquellos que desean obedecerle, y así comprobar su poder y su fidelidad.

Muchas frases se repiten en cada una de las cartas, para enfatizar el orden equitativo de las amonestaciones y consejos del Señor a cada una de las iglesias. Sin embargo, cada iglesia tiene un mensaje distinto en la esencia de sus características relacionadas a la comunión con Él. Les invito a estar pendientes y atentos a ésta serie, en el estudio de cada una de las cartas a las siete iglesias del Libro de Apocalípsis.

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: