PROPÓSITOS DE LA FE

«Porque en Él la justicia de Dios se descubre de fe en fe; como está escrito: Mas el justo vivirá por la fe.» -Romanos 1:17.

La fe tiene propósitos de justicia, de paz y de gozo; por las cuales, si se carecen de ellos, la vida no tendría ningún sentido. La fe es progresiva en sus descubrimientos de lo que está escrito respecto a los propósitos en Dios. Nadie puede ser Justo por sí mismo; ni por lo que diga, ni por lo que haga, en relación a las buenas obras. Dios es el único que aplica la justicia, a quien cree en el único Justo que agradó y cumplió su voluntad. La justicia divina en Cristo, otorgada al creyente por la fe; le da el derecho, poder y autoridad, de vivir la vida de fe. Si el creyente está afianzado en el Justo Hijo de Dios, vivirá firmemente creyendo que llegará a descubrir los beneficios que le pertenecen en su Salvador. La premisa de vivir por fe proviene del corazón de Dios. Tal y como está escrito, la fe es una verdad firme y sin variantes.

El ambiente de Dios es de gloria y santidad. Dios le demandó a Moisés y a Josué quitar su calzado frente a Él (Exodo 3:5; Josué 5:15 y Hechos 7:33). Dios espera de cada creyente, la misma disposición de Moisés, para estar de pie ante Él, sin la contaminación que se recoge en el camino y la que se pega en el calzado de los pies. Dios es justo en pedir un acercamiento ante Él con un corazón limpio y puro, para estar y permanecer en su lugar santo (Salmos 24:3-6). La fe en Dios hace mover su misericordia en favor de quien le cree. A Dios le agrada que el creyente se le acerque en fe, y eso significa que le cree y que puede confiar con seguridad en Él. La fe del evangelio, es un reto continuo para vivirlo en fe, por fe, y para fe.

La fe como un recurso divino, tiene sus raíces en el contenido de la palabra de Dios que se ha albergado y afianzado en la mente y en el corazón. Puedes pedir cualquier cosa a Dios en oración; pero, no se trata solo de hablar y pedir como si las cosas fueran a suceder solamente por eso. El elemento o recurso más importante de un cristiano, es la fe en Dios y en su palabra; aplicándola en lo que diga, pida, o haga. La voluntad de Dios está expuesta en las cosas que se ajustan a sus pensamientos divinos descritos en las Escrituras. Los medios de acercamiento a Dios (la lectura de la Biblia, la fe y la oración); serán usados, para hacer efectivo los resultados de la fe del creyente.

Para el apóstol Pablo habían muchas razones y propósitos para avanzar en la fe cristiana. Algunas razones divinas para la fe, están descritos dentro del plan y del propósito personal de Dios. Pablo creía en la madurez, la esperanza y perseverancia, como propósitos de la fe. La madures espiritual fue una de las metas de la fe de Pablo (Filipenses 3:7-9). Alcanzar y mantenerse en la esperanza de la resurrección de entre los muertos como un premio, también fue uno de los deseos del apóstol Pablo en su fe (Filipenses 3:10-11). De la misma manera, proseguir en la fe cristiana fue una de sus metas en la carrera de fe, hasta llegar a terminarla (Filipenses 3:12-16). Las palabras finales de Pablo significan que logró su meta de fe (2 Timoteo 4:7). La fe está diseñada para alcanzar el fin de lo que fue prometido.

Cualquiera puede decretar, proclamar, declarar y atar; al final de cuentas, hay libertad de expresión para hacerlo. Puedes decir cualquier cosa; pero, nada tendrá poder en ti, sin la convicción de lo que digas. Lo que cuenta al hablar es; si le crees, o no le crees a la palabra de Dios (1 Pedro 4:11). No se puede decir o confesar algo positivo y beneficioso, y esperar que suceda solo por decirlo. Todo debe estar en conformidad a las disposiciones divinas de acuerdo a la voluntad soberana del Creador. De acuerdo a la magnitud de la fe, Dios estará manejando todas las cosas, para enseñarle al hombre a creer y a confiar en Él.

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios..org

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: