EL ESCUDO DE LA FE

  El escudo de la fe es la primera línea de defensa contra las flechas de fuego del diablo. Se forja en el yunque del Todopoderoso con la aleación de la Santísima Trinidad. Fe en el padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo, son los tres elementos metálicos de fe que no pueden ser destruidos. El calor de la adversidad no los derrite. El frío del conflicto relacional no puede romperlos. Y el ataque de los sufrimientos no puede doblarlos. Sí, el escudo de la fe es un refugio celestial de los justos que conocen y sienten la seguridad de Dios, tres en uno. 

¿Tómas en alto el escudo de la fe, o lo dejas por un lado, mientras está en el suelo, sin ser usado, e ineficaz? —Un escudo horizontal de la fe no ayuda, pero uno vertical se alinea a las referencias con las fuerzas del cielo. Tu parte consiste en sostener y levantar tu escudo de la fe; la parte del escudo consiste en extinguir las flechas ardientes del maligno. El escudo de la fe apaga las flechas de la duda con las palabras tranquilizantes de la Escritura; y con su presencia, el escudo trae calma en la oración. El escudo de la fe apaga las flechas de orgullo con tu humilde servicio. 

El SEÑOR es mi fortaleza y mi escudo; en él esperó mi corazón, y fui ayudado; por tanto se gozó mi corazón, y con mi canción le alabaré.” -Salmos 28:7. 

La obediencia es la evidencia de la fe viva y comprometida con la agenda de Dios. Sabemos que estaremos rodeados de apoyo espiritual al alistarnos en el ejército del Señor. Si llegamos a estar ausentes sin un permiso oficial de los comandos de Cristo, estamos expuestos a la artillería del enemigo. Un Santo solitario es presa fácil de las estrategias del enemigo. Por lo tanto, estamos ante una comunidad de fe, que nos habrá de proteger de la ignorancia y de las tontas decisiones. La fe necesita el apoyo de amigos. 

Por último, espera en Dios para traer refuerzos a tu situación difícil. Permanece resguardado en el foso de la confianza, y el Espíritu Santo renovará tu espíritu y te dará paz y esperanza en medio de los ataques del adversario. Que el gozo del Señor sea tu fuerza en tus luchas. Toma el escudo de la fe y tómala contra Satanás. Sus flechas de engaño y el desánimo se extinguen por tu audaz creencia en Dios. El escudo de la fe es confiable. Está asegurado por el Padre, por el Hijo y por el Espíritu. 

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su grande misericordia nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva por medio de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos; para una herencia incorruptible, incontaminable e inmarchitable, reservada en los cielos para vosotros que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación preparada para ser revelada en el tiempo final.” -1 Pedro 1:3-5. 

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: