PERSPECTIVA DIVINA 

La realidad espiritual no es como miramos las cosas y las circunstancias alrededor; sino como Dios las mira. Esa realidad espiritual no se limita solo a lo que no se puede ver, porque incluye también todo lo que se puede ver. El ser humano vive una realidad física y espiritual en contexto a su mundo, sus relaciones, y sus planes inmediatos; según su tiempo. La realidad del mundo espiritual es la perspectiva de Dios en todo lo creado por su voluntad soberana. Nuestro punto de vista jamás será igual al punto de vista de Dios. El ser humano tiene una perspectiva limitada de su mundo, mientras que Dios tiene una perspectiva total de toda la creación. El ser humano está limitado al tiempo, al espacio, a las circunstancias, al conocimiento, y a las leyes naturales; y sus ángulos de percepción son limitados. Sin embargo, Dios está por encima de todo lo que está limitado para el hombre. Dios no tiene límites, ni los conoce.

Todo lo que rodea al ser humano, hasta donde puede ver y percibir, está fuera de su alcance. La única excepción es el lugar y el conocimiento de lo que ve en cuestión del momento, dentro de su perspectiva limitada. Solo una mirada a la creación, muestra la grandeza de Dios. Solamente Dios es la fuerza que mueve y controla todas las cosas del mundo natural, por su soberanía y omnisciencia, y nada hay que sea casual o imprevisto para Él. Los atributos de Dios son infinitos; y aunque solo conozcamos algunos, Él no se ata a patrones y reglas que lo limiten. Dios va más allá de los pensamientos y los caminos humanos, porque ve el principio y el fin de todas las cosas. Los planes y propósitos divinos van en perspectiva perfecta de orden, y de coordinación sin errores y equivocaciones.

Viendo la vida de Jesús encontramos una huella marcada para observar las perspectivas de Dios al infinito; tanto del pasado, como del futuro de toda la creación. Un atisbo bíblico de las verdades en la perspectiva divina; en relación al tiempo y la vida humana, son la prueba irrefutable del poder de Dios. En los planes trazados con designios firmes, Dios no necesitó un borrador provisorio de corrección, porque Él no se equivoca. Dios no tiene un plan “B”. La perspectiva divina es más que suficiente, para ver delineados sus trazos del destino de todas sus criaturas. Dios lo que pide es fe, y que se le crea y se le obedezca. Aquí les presento 5 verdades de la perspectiva divina en la persona de Jesús.

PERSPECTIVA DE ANCESTROS

La genealogía de Jesús en el Nuevo Testamento, siempre les ha parecido aburrido y tedioso a muchos cristianos, porque dicen no entenderlo. Sin embargo, encontramos en cada patriarca, una serie de acontecimientos coordinados; para llegar a procrear un orden de descendencia que lleva una línea directa, a la vida del Unigénito Hijo de Dios. Una prueba está en Mateo 1:5*, que dice: “Y Salmón engendró de Rahab a Booz, y Booz engendró de Rut a Obed y Obed engendró a Jessé.” — El Evangelio de Mateo tiene la genealogía de María, la joven virgen que concibió a Jesús por medio de la obra del Espíritu Santo.

Muchos personajes incluidos en las genealogías; desde Adán hasta Jesús, tienen historias enredadas, y situaciones que imposibilitarían humanamente una genealogía decente para Jesús. En esa lista de patriarcas, hay incluidos hombres y mujeres extranjeras; de no muy buena reputación, y otras personas fuera del orden común en las familias. Tal es el caso de dos mujeres; Rahab y Rut la Moabita, las cuales tienen historias muy completas y detalladas en la Biblia. A Dios no lo ha detenido nada ni nadie en sus propósitos de proveer salvación a la humanidad; y quitar así, la maldición del pecado de Adán.

El apóstol Pablo dice: “Mas venido el cumplimiento del tiempo, Dios envió su Hijo, hecho de mujer, hecho súbdito á la ley,…” -Gálatas 4:4. — El factor humano con sus errores, y el factor tiempo con sus circunstancias, no interrumpieron la obra de Dios en el engendramiento de Jesús. La frase textual: “Dios envió a su Hijo“, es lo que cuenta en la perspectiva de Dios. Los planes de Dios en Cristo Jesús, son insustituibles e inalterables. El texto anterior menciona a la mujer y a la ley, porque esa había sido su perspectiva; que la misma descendencia de Eva cumpliría la perspectiva de santidad y transparencia que la ley exigía, y que nadie había podido cumplir.

La perspectiva ancestral de Dios fue cumplida; y Jesús, contra todo pronóstico humano, nació como Él lo había previsto. Jesús traspasó los genes ancestrales, para llegar a ser hijo del hombre desde Adán; pasando por Abraham y David, y así ser formado y nacer de un vientre humano, sin la intervención de ningún hombre. En Jesús, Dios cumplió su promesa que dice: “Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.” -Génesis 3:15.

PERSPECTIVA DE LA VIDA

La vida de Jesús, es una revelación de la perspectiva divina en su encarnación. Jesús, es la vida de un ser humano; pero, que trae inmerso la naturaleza divina por obra del Espíritu Santo. Esa naturaleza tiene un nombre, que definido por el mismo diccionario secular, se lo atribuyen única y exclusivamente a Jesús en su encarnación. La unión de la naturaleza humana y divina en Jesús, se llama: “Union Hipostática”. Es difícil entender con la razón la vida de Jesús, y aún aceptarlo con la teología analítica, puesto que los mismos Judíos ortodoxos de la ley lo rechazaron. Sin embargo, la Biblia en toda su extensión; ratifica la vida y obra del hijo de Dios, en el vientre de la virgen María.

Jesús mismo demostró con su estilo de vida, su ministerio, y sus mensajes; cuál era su procedencia divina, puesto que la terrenal muchos la conocían. Muchos ignoraban la vida inusual de Jesús como Hijo de Dios, y no lo aceptaban. El apóstol Juan dice: “En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.” -Juan 1:4. — Además, agrega: “(Porque la vida fué manifestada, y vimos, y testificamos, y os anunciamos aquella vida eterna, la cual estaba con el Padre, y nos ha aparecido;).” -1 Juan 1:2. — La vida física, incluyendo la vida espiritual; ambas estaban activas en Jesús, y Él venía a impartir la vida eterna, a través de su redención.

Todos entendemos que el pecado de un hombre (Adán), fue quien trajo la muerte. Sin embargo, Jesús pagó el precio de todos los pecados del mundo, por medio de la muerte (la causa del pecado); de un solo hombre, la muerte del Hijo de Dios en la cruz del Golgotha. El apóstol Pablo lo explica mejor: “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliado con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.” -Romanos 5:10. — Dios vuelve en amistad con el hombre, por el precio de una vida sacrificada a favor de toda la humanidad. Jesús es esa vida de misterio y riqueza de la perspectiva divina, a favor de personas como tú y como yo, en el tiempo y la distancia.

Estas verdades bíblicas son perspectivas trazadas, para alcanzar a toda la creación. Jesús murió para dar una gran salvación de eternidad y de gloria. Hay siete verdades inalienables en un verso escrito por el apóstol Pablo; que desgranados, se leen así:

Y sin contradicción,…

1. grande es el misterio de la piedad:

2. Dios ha sido manifestado en carne;

3. ha sido justificado con el Espíritu;

4. ha sido visto de los ángeles;

5. ha sido predicado á los Gentiles;

6. ha sido creído en el mundo;

7. ha sido recibido en gloria.” -1 Timoteo 3:16.

PERSPECTIVA DE MILAGROS

Si Dios tiene un plan maestro de salvación para la eternidad, no habrá nada ni nadie que pueda interrumpir su obra. Dios es capaz de mover cielo y tierra con el fin de culminar su obra perfecta. Para guardar la semilla que venía desde Adán, Dios tuvo que hacer muchos hechos milagrosos, y así preservar la creación y la esencia de sus propósitos. Dios ha venido utilizando cambios en el tiempo, prodigios en el cielo, milagros en los elementos naturales; y ha enviado seres espirituales de creaciones angélicas, para ayudar a los que son los herederos de la vida y la salvación. Dios uso seres humanos comunes, para traer perspectivas proféticas milagrosas, respecto a su obra de redención y salvación.

De los ángeles, la Biblia dice: “Bendecid á Jehová, vosotros sus ángeles, Poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra, Obedeciendo á la voz de su precepto.” -Salmo 103:20. — También dice: ¿No son todos espíritus administradores, enviados para servicio á favor de los que serán herederos de salud? -Hebreos 1:14. — Han habido series de visitaciones e intervenciones angélicas, para las personas claves que ya estaban en los propósitos divinos. Además, Dios usó elementos naturales; de los cuales, se valió para hacer milagros. Dios sostuvo a su pueblo con Maná del cielo, agua de la roca, vestido y calzado que no envejeció y creció con ellos. Dios los cubrió con una nube por el calor, los calentó e iluminó con una columna de fuego por las noches. Y Dios les habló por medio de oráculos y objetos que representaban su pacto.

Dios no se limitó antes, ni después; mucho menos, se limitará ahora para obrar en favor de los suyos. Dios sigue usando lo sobrenatural con tal de atraer a los que Él ha de usar; y a través de ellos, salvar. En uno de los Evangelios, después que Jesús hizo un milagro por su palabra de autoridad, dice lo que les enseñó a sus discípulos: “Y Jesús les dijo: Por vuestra incredulidad; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis á este monte: Pásate de aquí allá: y se pasará: y nada os será imposible.” -Mateo 17:20. — Jesús demostró el poder de Dios con sus palabras y sus hechos, haciendo muchos milagros.

Jesús también dijo: “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago también Él las hará; y mayores que éstas hará; porque yo voy al Padre.” -Juan 14:12. — Un mensaje apostólico dice: “Cuanto á Jesús de Nazaret; cómo le ungió Dios de Espíritu Santo y de potencia; el cual anduvo haciendo bienes, y sanando á todos los oprimidos del diablo; porque Dios era con Él.” -Hechos 10:38. — La Biblia tiene un propósito muy grande, en su narrativa de los milagros. No hay imposibles para Dios, y la fe de los suyos se comprueba por medio de los milagros. Si te atreves a creer, tus ojos mirarán las maravillas del poder de Dios. La perspectiva de Dios con los milagros te moverá a otro nivel, y a más crecimiento en la fe.

PERSPECTIVA DE PROPÓSITOS

Al tomar en consideración los propósitos de Dios, cualquiera se queda limitado y detenido en sus pensamientos. Los propósitos divinos están designados, desde el punto donde comienza la vida, hasta el punto desconocido en la eternidad. Solo Dios sabe hasta donde llevará al ser humano terrenal; para cumplir en cada uno de ellos, sus propósitos eternos. El destino terrenal de Jesús, con los propósitos eternos de proporciones inimaginables de gloria y magnificencia, eran desconocidos para todos. Jesús, solo podía ser entendido por medio de la rendición de la voluntad, sin la complicación de la razón. El comenzó cumpliendo con las Escrituras, y terminó explicando las Escrituras:

1. Primero: Jesús hizo una lectura del rollo sagrado; y frente a todos los que lo observaban, dio testimonio de la revelación de los propósitos de Dios para su vida. Después de la lectura del profeta Isaías, Jesús dijo: “…Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros oídos.” -Lucas 4:21.

2. Segundo: Después de morir en la cruz, Jesús fue levantado de entre los muertos; y resucitado, hablaba con los discípulos que acompañaba por el camino, siendo Él un incógnito para ellos: “Y comenzando desde Moisés, y de todos los profetas, declarábales en todas las Escrituras lo que de Él decían.” -Lucas 24:27.

Por esta razón, el Nuevo Testamento explica que el sacrificio de Jesús tenía un propósito de redención más grande que la ley. La Ley era como un tutor o nodriza que cuidaba lo que un día tendría que ser revelado (Juan 1:17 y Gálatas 3:17 y 24). La entrega voluntaria de Jesús al sacrificio de sangre, fue la voluntad de Dios. Así estaba escrito: “Entonces dije: Heme aquí (En la cabecera del libro está escrito de mí) Para que haga, oh Dios, tu voluntad.” -Hebreos 10:7. — Los propósitos de Dios por los cuales Jesús vino al mundo, estaban delineados en todas las Escrituras. Desde la Ley, hasta los profetas; Jesús estaba revelado con propósitos eternos, sin contradicción.

La perspectiva divina sobre la revelación de Jesús, inicia como el nacimiento de un niño, para llevarlo a un reinado de gobierno, poder, y autoridad hacia la eternidad. Ambas cosas se profetizaron así: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro: y llamaráse su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán término, sobre el trono de David, y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.” -Isaías 9:6-7. — No hay lugar a dudas, de que Dios lo planificó todo con anticipación. El ser humano siempre se verá impotente frente a los misterios de Dios. Por tal motivo y circunstancia, Dios tiene que dar la revelación por medio del Espíritu.

Dios presentó la perspectiva del Salvador del mundo como despreciado y desechado, para llevarlo con multitud de hijos a la gloria eterna. La profecía dice, así: “Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto: y como que escondimos de él el rostro, fué menospreciado, y no lo estimamos.” -Isaías 53:3. — “Con todo eso Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole á padecimiento. Cuando hubiere puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.” -Isaías 53:10. — La voluntad de Dios siempre ha sido salvar lo que se había perdido. La Biblia tiene la revelación divina, en una perspectiva enfocada en Jesús solamente. Lo que estableció la restauración y la redención de la humanidad, fue la obediencia de Jesús.

Lea el tema: PENSAMIENTOS DE DIOS

PERSPECTIVA DE ETERNIDAD

La Biblia como el libro de la revelación de Dios, tiene un centro de enfoque y un propósito de eternidad. Jesús es el centro de enfoque en la perspectiva divina, en toda la revelación de las Escrituras. Jesús le dijo a los fariseos: “Escudriñad las Escrituras, porque á vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.” -Juan 5:39. — Además, Jesús decía que los escritos de Moisés contenían la revelación de su persona: “Porque si vosotros creyeseis á Moisés, creeríais á mí; porque de mí escribió Él.” -Juan 5:46. — La redención de Jesús es eterna, y la esperanza de la eternidad en Jesús es segura en su resurrección.

Según la Biblia en el Antiguo Testamento; y en el mensaje de Jesús, en Él solamente está la esperanza de la vida eterna. La perspectiva de la voluntad de Dios es Jesucristo y nadie más. Así está escrito: “Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en Él, tenga vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero.” -Juan 6:40. — La voluntad de Dios fue enviar a Jesucristo al mundo para dar una salvación eterna. Además, solamente por medio de Jesucristo se puede conocer a Dios, y solamente Dios, puede revelar a Jesucristo.

Jesus intercedió ante Dios de esta manera: “Esta empero es la vida eterna: Que te conozcan el solo Dios verdadero, y á Jesucristo, al cual has enviado.” -Juan 17:3. — La vida eterna comienza con la revelación de Dios, y su perspectiva de amor a través de Jesucristo. Dios no habita en la eternidad, porque la eternidad habita en Él. Por lo tanto, si vives en Dios y Dios vive en ti, ya eres eterno, por la obra de fe en Jesucristo. “Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.” -Isaías 57:15.

CONCLUSIONES

Toda la eternidad jamás será suficiente para tener conocimiento de Dios. El único Dios al infinito, es el Autor, Creador y Arquitecto de todas las cosas. Dios es inmensurable, indescriptible, inescrutable, asombroso, excepcional y maravilloso. Quien conociera a Dios a plenitud y en toda su magnitud absoluta, sería otro Dios semejante a Él. Sin embargo, no hay otro Dios, no existe, ni existirá jamás, y solo la Biblia lo afirma y lo confirma. Dios testifica de sí mismo diciendo: “Publicad, y haced llegar, y entren todos en consulta: ¿quién hizo oir esto desde el principio, y lo tiene dicho desde entonces, sino yo Jehová? — Y no hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador: ningún otro fuera de mí.” -Isaías 45:21.

La perspectiva de Dios no ha sido invento de nadie, ni ha venido por imaginación al alma de un hombre terrenal. Es la obra e inspiración del Espíritu Santo, la que permite por la fe la iluminación de las verdades ocultas y veladas, para aquellas que las niegan por la razón. Por muy incomprensibles que sean las perspectivas de Dios, eso no significa que no haya nadie que las llegue a entender. El Espíritu de Dios está iluminando los corazones para que vean y alcancen la salvación y la vida eterna. Es el tiempo de predicar y publicar sus obras y sus propósitos benditos de salvación. Pablo dijo: “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios, e inescrutables sus caminos! -Romanos 11:33.

*Los versos bíblicos corresponden a la versión Reina Valera 1909.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: