ANÉCDOTA DE UN PAJARITO 

Sabemos que Dios siempre usa cosas físicas y materiales para enviar un mensaje. Muchas veces aludimos ó pasamos desapercibidos algunas experiencias que tienen un mensaje de fortaleza, esperanza, y corrección personal. Dios puede usar algo tan simple é insignificante para hablarnos. Es mejor estar alertas, para darnos cuenta que Dios quiere hablar. Decía mi Pastor: “Un acontecimiento físico, muestra un acontecimiento espiritual”. Dios usó animales para dar un mensaje á algunos hombres en la Biblia. Tenemos el caso de la burra de Balaám, el gran pez de Jonás, el pez que tenia la moneda de los impuestos, y el gallo que le cantó á Pedro. Además, Jesús dijo: “¿Acaso no se venden dos pajarillos por unas cuantas monedas? — Aún así, ni uno de ellos cae á tierra sin que el Padre de ustedes lo permita,..” -Mateo 10:29.* — Jesús usó el ejemplo de pequeños animales, para mostrar el interés y los cuidados de Dios hacia las personas como tú, y como yo. 

ANTES DE LA ANÉCDOTA 

Hace unos días por la mañana, exactamente el 9 de Octubre del 2017, mi esposa estaba desayunando en la mesa de la cocina. Casi siempre ella se sienta viendo hacia dentro de la cocina; pero, esa mañana lo hizo viendo hacia la puerta de la casa con acceso al diván (porche). La casa es de dos niveles divididos; por lo tanto, el patio por la parte de atrás, tiene un segundo nivel, que lo usamos como una sala familiar bajo techo. Ese diván está completamente cerrado con cedazos metálicos alrededor, y tiene una puerta que conduce á las escalares para bajar al patio. La casa está rodeada de muchos árboles, y á eso se debe la presencia de muchos pájaros que vuelan, cantan, y hacen nidos en la estructura de nuestro diván. No hay ninguna abertura para que algún pájaro puedan entrar al diván, excepto el espacio de dos pulgadas de la puerta trasera que siempre permanece cerrada. Así es como figuramos que esa mañana, un pajarito muy pequeño llegara y entrara al diván de la casa. Mi esposa se dio cuenta de ese momento de angustia del pajarito; quien quizá ya llevaba algún tiempo adentro luchando para poder salir, y así es como comienza esta anécdota: 

LA ANÉCDOTA 

El pajarito dentro del diván estaba encerrado, y volaba queriendo salir de ahí, por cualquiera de los tres ángulos que él miraba abiertos, según su percepción. Mi esposa al darse cuenta salió hacia el diván, por la puerta de vidrio del comedor. Ella observó como el pajarito intentaba salir; y cada vez que lo intentaba, chocaba con la fuerza de su vuelo y caía al suelo. Mi esposa se percató que por afuera, en uno de los árboles, piaba otro pajarito con tal insistencia; y ella pensaba que, posiblemente esta era la madre que intentaba llamar á su cría. Mientras el pajarito quedó cansado en la esquina, junto á la puerta trasera del diván; mi esposa caminó sigilosamente hacia la puerta para abrirla. Al llegar á la puerta, de inmediato; pero, con mucho cuidado, la abrió. Fue tal la sorpresa de mi esposa, al ver al pajarito salir con cautela, y dando saltos pausados hasta llegar al patio elevado; y después de un momento, le vio emprender su vuelo una vez más. Mi esposa observó todos esos detalles; y analizando esa experiencia, sintió que Dios le estaba hablando. 

LECCIONES DE LA ANÉCDOTA 

Dios mejor que nadie sabe de qué tienes necesidad. Si estás pasando por un momento muy difícil; solo ó en familia, tu confianza en Dios puede hacer la diferencia. Hay ocasiones donde no nos damos cuenta, que es Dios quien abre la puerta de nuevas oportunidades. Lo más importante no es saber como te metiste en el problema, ó cuanto tiempo pase sin que veas la salida. Hay una mano superior á tus fuerzas que te abrirá la puerta á tu libertad. No te culpes, ni te condenes, ni te entregues al problema rindiéndote; antes confía en Dios, y él intervendrá. A veces somos como ese pajarito; que por tratar de salir, nos pasamos golpeando é hiriendo en cada intento para buscar soluciones. Todos los intentos de escapar de una circunstancia superior á tus fuerzas, no son malos. Luchar hasta el final, es parte de la naturaleza de todo ser viviente. Todos buscamos ser libres de un entorno de encierro, y de lugares que se convierten en prisiones sin cadenas. 

Es muy normal y natural hacer esfuerzos para salir del lugar ó del problema al cual nos metimos. Si nos enfocamos en el tamaño del problema, perdemos el enfoque de la salida. Esta es la buena noticia, Dios ya te ha visto luchando y esforzándote por salir, y Él sabe que hacer para ayudarte. Aunque creas que ya no puedes, y que se te agotaron las fuerzas, la respuesta de tu libertad viene en camino. Muchas veces otros están intercediendo por la necesidad que tienes (como el pájaro á la distancia, que no cesaba de llamar á su cría), y aún así, parece que siguieras atrapado. Finalmente, la puerta se abrirá, para que otra vez veas y experimentes la libertad. Aunque tus alas estén golpeadas; otra vez alzarás el vuelo de libertad, porque tu destino es volar. Rehúsate á morir con, en, ó por el problema; pero, esfuérzate con valor y valentía para ver morir el problema. Dios siempre tiene una salida providencial, aunque por momentos atormenten las circunstancias. Mientras Dios no lo permita, no habrá motivo de muerte, ni en las peores circunstancias que nos atrapen. 

CONCLUSIONES 

Mi familia se reunió por la noche, en ese mismo día, y mi esposa compartió su experiencia. Teníamos una necesidad familiar por la cual orar, y todos creímos que Dios nos estaba hablando. Unos minutos después, y antes de orar, mi tercer hijo que estaba ausente de esa reunión, llamó por teléfono. La noticia que nos compartió no fue muy buena, y no era la noticia que estábamos esperando. Todos consternados, volvimos á la experiencia que mi esposa tuviera por la mañana, y entendimos el mensaje que Dios estaba dándonos á través del pajarito atrapado en el diván. Dejo hasta aquí, y en puntos suspensivos…. lo que otro día les contaré como testimonio de la respuesta de Dios sobre nuestra necesidad en familia, por la cual seguimos orando y creyendo que Dios nos responderá. 

Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores: Quebróse el lazo, y escapamos nosotros.” -Salmo 124:7. 

Otra historia familiar: MI ABUELO Y YO 

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera. 

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com 

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

2 comentarios sobre “ANÉCDOTA DE UN PAJARITO 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: