LAS CAÍDAS DE SATANÁS (Primera Parte)

Un ejemplo de rebelión a nivel de humanos y relativo a un reino terrenal, fue el de Absalón; quien se rebeló contra su propio padre, el Rey David. A pesar de las bondades del Rey David sobre su hijo Absalón, no fueron valoradas las acciones del Rey; y aún así, Absalón se rebeló contra su padre. Absalón siendo hijo del Rey David, convenció a muchos que lo siguieran para llegar a ocupar el trono y reinar, destronando a su propio padre con su rebelión (2 Samuel 15:1-16). Estas historias en la realidad de los seres humanos, son una muestra de lo que puede suceder en cualquier otro nivel. La rebelión más grande entre la historias de la Biblia sucedió en el cielo. Este fue de los primeros pecados registrados en orden de la creación de Dios. Jesús habló a sus discípulos, y la Biblia dice: “Y les dijo: Yo veía á Satanás, como un rayo, que caía del cielo.” -Lucas 10:18*. — Cuando Satanás cayó en rebelión también fueron arrastrados con él los ángeles que convenció y se pusieron de su lado. Desde entonces, fueron lanzados al vacío a los aires sobre la tierra, incluyendo una gran cantidad de los ángeles que se rebelaron junto a Satanás. La historia de Absalón termina en tragedia, porque “lo que se siembra se cosecha” (Gálatas 6:7). De igual manera (solo que en dimensiones de eternidad), Satanás será puesto en el lugar destinado en su juicio, para siempre. Yo pretendo enseñar estas verdades de la Biblia, con los siguientes principios:

  1. El diablo o Satanás no está al nivel del Todopoderoso, ni tampoco Dios está preocupado por pelear contra él.
  1. El diablo siempre ha creído ser igual a Dios y siempre ha tomado en serio sus engaños para vivir por la mentira.
  1. El diablo no es un oponente a Dios, sino a los seres humanos.
  1. El diablo no se maneja a sí mismo, ni su reino está por sí mismo en contraposición a toda la creación, porque solo el reino de Dios domina sobre todo.
  1. El diablo no es igual a Dios, él solamente es un ser superior a los ángeles caídos y a los seres humanos.
  1. El diablo ha permanecido en un papel de adversario porque ha sido dispuesto por Dios para su servicio.
  1. Dios es soberano y somete a todos (incluyendo a Satanás), baja la autoridad de su Reino.

A continuación, les presento la primera parte de las siete caídas de Satanás, exponiendo las primeras de cada una de sus derrotas:

  1. Caída de Lucero a adversario (Isaías 14:12).
  1. Caída de Satanás en la tentación (Mateo 4:8-11).
  1. Caída de Satanás en la cruz (Salmo 52:5). Segunda Parte:
  1. Caída de Satanás a la tierra (Apocalipsis 12:8 al 13).
  2. Caída de Satanás con el anticristo (2 Tesalonicenses 2:8).
  3. Caída de Satanás al abismo, como una potestad y atado por mil años (Apocalipsis 20:1-3).
  4. Caída de Satanás al Lago de fuego (Apocalipsis 20:10).

1- CAÍDA DE LUCERO A ADVERSARIO

La primer caída del Querubín llamado “Lucero”, es cuando éste se convirtió en orgulloso y rebelde ante los ojos de Dios. La caída de Satanás desde el cielo es el primer punto de su descenso para llegar a ser “el principe de la potestad del aire“. Satanás está descrito clara y simbólicamente por los profetas como “el maligno“. No ha sido puesto Satanás en la tierra literalmente; pero, sí está con libre acceso de andar por ella. — ¿Porqué sobre la tierra? — Eso es lo que muchos se preguntan y la respuesta verdadera solo está en el corazón de Dios. Tomemos en cuenta que de tales acontecimientos no hay tiempo cronológico revelado. La primer Tierra de Génesis 1:1, no era como la tierra de Genesis 1:2. Tal parece que el caos de la tierra y sobre ella fuera como el resultado de la caída de Satanás desde el cielo. La tierra restaurada después del caos contaba con un huerto llamado: “Edén”. Fue en la tierra restaurada del desorden en que se encontraba, que Dios creó a Adán y a Eva. Adán y Eva habitaron el Huerto hasta que el juicio de Dios cayera debido a su pecado. La desobediencia de Adán trajo la maldición sobre la tierra. Por lo tanto, la tierra que conocemos hoy en día no tiene ningún parecido a las facetas mencionadas anteriormente. Las caídas de Satanás desde que fuera derribado del cielo, hasta que llegue a ser prisionero eterno del Lago de Fuego es un asunto muy fuerte; pero, se ve muy claro en las Escrituras. Su primer caída descrita en la Biblia dice: “¡Cómo caiste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! — Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas las gentes. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto junto á las estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio me sentaré, á los lados del aquilón; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres en el sepulcro, á los lados de la huesa.“ -Isaías 14:12-15. — Estos escenarios que describe la Biblia fueron muy diferentes a los que se conocen a nivel humano. El derrumbamiento del Querubín que estaba al servicio de Dios cortó una rebelión y desembocó en un plan divino de justicia, redención y juicio a causa del pecado. El profeta Isaías con su palabra profética, determinó anticipadamente las caídas de Satanás. También Jesús dijo, hablando del Espíritu Santo: “Y cuando Él viniere redargüirá al mundo de pecado, y de justicia, y de juicio. De pecado ciertamente, por cuanto no creen en mí; y de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo es juzgado.” -Juan 16:8-11. — El juicio de Satanás fue hecho definitivamente mucho antes de que fuera creada la raza humana.

Satanás donde se encuentre entronizado en las esferas celestes, tiene ya sus días contados. Jesús llamó a Satanás “príncipe de este mundo”; y reveló que ya fue decretado un juicio sobre él, por su rebeldía. Yo veo a Satanás que actualmente está aprisionado a un “reino de tinieblas” que tendrá un final de juicio y castigo eterno. Es decir: Satanás fue confinado a tener un estado oculto y de encierro, para no manifestarse tal y como es a causa de su caída. Satanás tiene un lugar definido y está limitado por el Todopoderoso para que no pueda entrar directamente a los terrenos de los humanos, ni los humanos puedan entrar a los terrenos de él. Satanás seguirá siendo un personaje siniestro, macabro, aberrante y misterioso; hasta que sea puesto en otras prisiones determinadas en su juicio. También está descrito proféticamente que Dios es el Creador de Satanás y dónde fue el lugar de su creación, cuál fue el origen de su pecado y cómo fue su desalojo del monte de Dios. La Biblia dice: “Tú, querubín grande, cubridor; y yo te puse, en el santo monte de Dios estuviste; en medio de piedras de fuego has andado. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste criado, hasta que se halló en ti maldad. A causa de la multitud de tu contratación fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín cubridor.” -Ezequiel 28:14-16. — En la lectura bíblica respecto a Satanás, uno no puede pensar en la descripción de un ser humano, sino en la creación de un ser espiritual muy especial que se corrompió. No hay ninguna descripción relativa a otro ser angelical como el descrito respecto a “Lucero”, como un ser que se rebeló contra Dios. La descripción después de la caída de Satanás, es de vergüenza y lastima entre los que entiendan la magnitud de su rebelión y de sus caídas. “Lucero” se convirtió en “Lucifer” y habiendo sido un “Querube” muy cercano al trono de Dios, se hizo por sí mismo: “El adversario de los hijos Dios“.

2- CAÍDA DE SATANAS EN LA TENTACIÓN

Jesús fue llevado en los procesos de la Ley hasta ser bautizado y confirmado sobrenaturalmente en el Jordán por el Padre. Jesús fue declarado ungido con la investidura de poder del Espíritu de Dios. Después, Jesús fue el único entre los seres humanos con el derecho, la capacidad y la autoridad espiritual para confrontar directamente a Satanás. La Biblia dice: “Entonces, Jesús fué llevado del Espíritu al desierto, para ser tentado del diablo. Y habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, después tuvo hambre. Y llegándose á Él el tentador, dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se hagan pan. Mas Él respondiendo, dijo: Escrito está, no con solo el pan vivirá el hombre, mas con toda palabra que sale de la boca de Dios. Entonces el diablo le pasa á la santa ciudad, y le pone sobre las almenas del templo, y le dice: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; que escrito está; a sus ángeles mandará por ti, y te alzarán en las manos, para que nunca tropieces con tu pie en piedra. Jesús le dijo: Escrito está además, no tentarás al Señor tu Dios. Otra vez le pasa el diablo á un monte muy alto, y le muestra todos los reinos del mundo, y su gloria, y dícele: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dice: Vete, Satanás, que escrito está; al Señor tu Dios adorarás y á Él solo servirás. El diablo entonces le dejó: y he aquí los ángeles llegaron y le servían.” -Mateo 4:1-11. — Jesús en la tentación del “diablo”, directa y sobrenaturalmente; pudo confrontarlo física, moral y espiritualmente; derrotándolo con el poder del Espíritu Santo y la palabra de verdad. Jesús ha estado dispuesto desde entonces a exponer y declarar su victoria contra todas las fuerzas del mal. Satanás quiso poner su oposición a Dios al máximo, por eso es identificado como tentador, engañador, mentiroso y adversario. Jesús siendo humano demostró el poder de la “obediencia” a la voluntad de Dios, y la exaltación determinante de Dios al corazón de los “humildes“.

Saber quien es Satanás no significa que se tenga el poder de provocarlo y retarlo como si fuera igual o inferior a un ser humano. Satanás tiene la misión de ser “El tentador” y sus propósitos son: Hacer tropezar, dudar, retroceder y fraguar toda clase de provocaciones que sean causa de caída y de muerte. Recordemos que Dios no tienta a nadie, ni Él es tentado por el mal (Santiago 1:13). Todo lo que hay en el mundo espiritual tiene su tiempo, su lugar y su posición dentro de los parámetros bíblicos. Una cosa es el “Diablo” como un ser de autoridad espiritual, y otra cosa son los seres humanos dependientes de la obra de Jesucristo. Identificar al diablo significa: Reconocer y distinguir sus operaciones en el mundo espiritual, cuando éstas tengan las características de la maldad que la Biblia ha revelado (2 Corintios 2:11). El testimonio de Lucas el médico amado en su evangelio y en su libro documentado de los hechos del Espíritu, dice: “Cuanto á Jesús de Nazaret; cómo le ungió Dios de Espíritu Santo y de potencia, el cual anduvo haciendo bienes, y sanando á todos los oprimidos del diablo; porque Dios era con Él.” -Hechos 10:38. — Satanás toma despóticamente su autoridad y la aplica sin misericordia sobre los humanos. Una de las formas de dominio e influencia impuesta por Satanás sobre los seres humanos es lo que se llama: “Opresión” como la de un tirano. Jesús vino para salvar y librar a los seres humanos que de por vida estaban sujetos a ser esclavos y súbditos de la opresión de Satanás (Hebreos 2:15). El apóstol Juan testifica, diciendo: “El que hace pecado, es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.” -1 Juan 3:8. — Jesús vivió una vida voluntaria entregada al designio, providencia y santidad de Dios. Por tal motivo de rendición voluntaria al Padre, todo lo que Jesús hizo tuvo el respaldo divino para vencer a Satanás.

3- CAÍDA DE SATANÁS EN LA CRUZ

El pastor que tuve por muchos años a menudo declaraba una figura del Antiguo Testamento que está escondida en la victoria de David sobre Goliat. — ¿Porqué David mató dos veces a Goliat? — La primera fue cuando lanzó la piedrecita con su honda y derribó al gigante Goliat y lo mató (1 Samuel 17:49-50). — La segunda fue cuando David le quitó la cabeza al gigante ya muerto con la misma espada como el instrumento de muerte que usaba contra otros, y así acabó con él (1 Samuel 17:51-54). — ¿Cuál es la razón de la enseñanza? — David tenía que demostrar a la distancia y a todos sus enemigos que su victoria fue tal que podía primero acabar físicamente con Goliat; y luego, exponer su cabeza decapitada como señal de su triunfo. — ¿Qué nos enseña la figura de David? — Que con la muerte de Jesús en la cruz se aseguró primero una redención y una victoria total sobre los adversarios de Dios. Luego, vendría el cumplimiento de su juicio en un encierro y castigo eterno en el lago de fuego. Entre otras, es también interesante, la parte profética que dice: “Por tanto Dios te derribará para siempre, te asolará y te arrancará de tu morada, y te desarraigará de la tierra de los vivientes.” -Salmo 52:5. — Desde épocas pasadas, se habían dado profecías que dejaban entrever las características del ser más despreciado y abominable que pudiera existir. La victoria de Jesús en la cruz es categóricamente definitiva, y de esta derrota el diablo no se levantará jamás. La muerte de Jesús en la crucifixión fue consumado para la redención de los cautivos y juicio de sus opresores. Cada cristiano tiene que saber y declarar que Satanás fue derrotado por Jesucristo al morir en la cruz. Por tal motivo, Jesús ha sido puesto por Dios como cabeza de la iglesia, sujetando todo bajo sus pies (1 Corintios 15:27 y Hebreos 2:8); eso incluye a Satanás y sus dominios. Las promesas de Dios para sus hijos ponen a la iglesia en un plano fuera del alcance del enemigo. Por el contrario, la iglesia como el Cuerpo de Cristo, puede y debe estar por encima de Satanás (Efesios 1:22).

El apóstol Pablo dice: “Y el Dios de paz quebrantará presto á Satanás debajo de vuestros pies. La gracia del Señor nuestro Jesucristo sea con vosotros.” -Romanos 16:20. — El poder que la iglesia tiene le fue delegada directamente por el Cristo resucitado. Por eso los creyentes pueden predicar el Evangelio, echar fuera demonios, hablar nuevas lenguas, quitar o remover males y desafiar o confrontar cualquier ataque contra ellos en el nombre poderoso de Jesús (Marcos 16:14-18). El apóstol Pablo habla del triunfo de Jesús en la cruz, diciendo: “También despojó a los principados y autoridades y los exhibió como espectáculo público, habiendo triunfado sobre ellos en la cruz.” -Colosenses 2:15. — La victoria de Jesús también es la victoria de aquellos que creen en su triunfo total en la cruz del calvario. La victoria de Jesús sobre Satanás es definitiva, eterna e incambiable. Los enemigos de Jesús también son los enemigos de la iglesia, solamente que ya están vencidos. El apóstol Juan, dijo: “Porque todo aquello que es nacido de Dios vence al mundo: y esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe.” -1 Juan 5:4. — Todo permanecerá bajo la autoridad de Jesús, porque su victoria es total; y no hay nada ni nadie que pueda intervenir en su contra. Si todo está sujeto bajo la autoridad de Jesús; entonces, esa autoridad está delegada a la iglesia en su nombre. Jesús tiene el poder espiritual de mostrar aquello que ahora está bajo su autoridad. La Biblia declara el poder de Cristo resucitado, cuando dice: “Jesús se acercó a ellos y les habló diciendo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra….” -Mateo 28:18. — La muerte de Jesús fue a causa del pecado y a favor de una salvación gratuita, y su resurrección tiene el poder de realizar la justificación para todo aquel que cree (Romanos 4:25). Usemos la autoridad de Jesús en el poder de su nombre. Los enemigos tiemblan al oír el nombre de Jesús. En vez de temer a los enemigos, hay que enfrentarlos con la victoria que le pertenece a Jesús y que le ha sido delegada a la iglesia.

CONCLUSIONES

No hay nada oculto de parte de Satanás que el Señor no lo saque a la Luz (Mateo 10:26; Marcos 4:22 y Lucas 12:2). Los enemigos del Señor quienes y cuantos sean, siempre serán avergonzados. Satanás ha mantenido su influencia maléfica sobre la humanidad; pero, tarde o temprano le tocará su parte. Una de las verdades de un Dios celoso y vengador es la que Jesús reveló ante sus discípulos, diciendo: “Y no temáis á los que matan el cuerpo, mas al alma no pueden matar. Temed antes á aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.” -Mateo 10:28. — Satanás es uno de los que cuentan en esta palabra de los labios de Jesús porque puede llegar a matar el cuerpo; pero, no puede tocar el alma ni el espíritu (Job 1:12; Juan 10:10 y 1 Corintios 5:5). El único digno de todo temor es Dios por todo el poder que tiene sobre el alma de los seres humanos. Aunque Dios no se complace con la muerte del pecador, llegará el día de los juicios de acuerdo a las oportunidades que Él le haya dado a cada una de sus criaturas (Ezequiel 33:11). El evangelio es la oportunidad de la salvación de la muerte para ser librados de la condenación del “Lago de fuego” y todo por medio de Jesucristo.

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

2 comentarios sobre “LAS CAÍDAS DE SATANÁS (Primera Parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: