JESÚS DIJO: “YO SOY” (Primera Parte)

Dios se manifestó en el Antiguo Testamento, habló y declaró sus designios sobrenaturales a los hombres que fue llamando para sus propósitos. Cada presentación de Dios para sus Patriarcas escogidos en los inicios de su revelación fueron claras y precisas, especialmente en las declaraciones del gran nombre “YO SOY” (Genesis 15:1 y 7; 17:1; 26:24; 28:13-15; 31:13; 35:11, y 46:3). De la misma manera y con mayor revelación se le presentó a Moises y le habló como no le había hablado antes a ningún otro descendiente de Adán (lo registra la Biblia). Las Escrituras dicen: “Y respondió Dios á Moisés: “YO SOY EL QUE SOY”. Y dijo: Así dirás á los hijos de Israel: “YO SOY” me ha enviado á vosotros. Y dijo más Dios á Moisés: Así dirás á los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob, me ha enviado á vosotros. Este es mi nombre para siempre, este es mi memorial por todos los siglos.” -Éxodo 3:14.-15* — Aquí es donde surge el misterio del nombre de Dios, que en hebreo es: [יהוה], y conocido como el Gran “YO SOY“. Debido al mandamiento de no mencionar el nombre de Dios en vano, el nombre “YO SOY” fue puesto en cuatro letras llamadas Tetragrammaton. Las consonantes unidas YHWH o JHWH, son consideradas el nombre de Dios por los hebreos. Las 4 consonantes hebreas en Tetragrammaton han sido articuladas con vocales en algunas Biblias como: YAHWEH (Yahvé), en otras conocido como JEHOVAH (Jehová), en otras conocidas también como SEÑOR. Todo judío conservador no menciona a Dios por nombre. El judío ortodoxo sustituye el nombre de Dios por otros nombres que definen el carácter y los atributos eternos del Creador. Isaías el profeta dice: “Así dice Jehová, Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo el primero, y yo el postrero, y fuera de mí no hay Dios.” -Isaías 44:6. — Así fue como Dios entregó paso a paso en los tiempos de Moisés y en los tiempos de los profetas, la revelación de la gloria de su existencia.

En el Nuevo Testamento, las palabras declaratorias de Jesús respecto a su persona son comparables a las descritas por Moisés respecto a YHWH (Yahweh), del Antiguo Testamento. Y sin lugar a dudas, ésta fue una de las razones principales; por las cuales, los fariseos llevaron a Jesús hacia la cruz. Jesús declaró pública y personalmente a sus seguidores y a todo aquel que le escuchó, cual era su verdadera identidad. Muchas de las declaraciones de Jesús, sobre sus rasgos de identidad celestial, están acuñadas con la frase: “YO SOY”. Las presentaciones de Jesús fueron claras, sin rodeos, confirmadas y documentadas por los que le oyeron. En Jesús no hubo misterio, ni negación solapada en la presentación de su propósito de vida. Muchos fueron confundidos, escandalizados y hasta encolerizados, al escuchar las declaraciones de Jesús. Sin embargo para otros, escuchar a Jesús fue tan impactante que les hizo dejar todo lo que les fuera posible, con tal de seguirlo y escucharlo. Quien fue, es y será Jesús, es lo vital y lo más valioso en la vida, para darle razón y propósito a la existencia humana. Jesús es imprescindible en la vida de todo ser viviente por lo que Él es y por lo que significa. Jesús fue, es y será el centro del universo; por lo cual, todo lo creado existe y subsiste. Por tal motivo, el Evangelio de Juan dice: “Aquel [Jesús] era la luz verdadera, que alumbra á todo hombre que viene á este mundo.” -Juan 1:9. — Llegará el momento de conocer a Jesús y creer en Él, de rechazarlo y dudar de Él; y eso será lo que defina el futuro de cualquier ser humano para la eternidad. El apóstol Pablo y otros apóstoles del Nuevo Testamento, también declararon la divinidad de Jesús. Si comparamos las declaraciones apostólicas con las manifestaciones de Dios en el Antiguo Testamento, tendremos claramente definida la verdadera identidad de Jesús (Lea: Colosenses 1:15; 1 Timoteo 1:17; 1 Juan 5:20, y Judas 25).

Aquí les comparto la Primera Parte de 10 declaraciones de Jesús que cambiarán su manera de conocerlo solo por el intelecto y más por el corazón.

YO SOY EL CRISTO

1️⃣“Dícele la mujer: Sé que el Mesías ha de venir, el cual se dice el Cristo; cuando Él viniere nos declarará todas las cosas. Dícele Jesús: Yo soy, que hablo contigo.” -Juan 4:25-26.

Los samaritanos fueron una mezcla racial, después que se establecieron con creencias contrarias a los judíos que habitaban Jerusalén, por tal motivo eran muy menospreciados. Samaria fue el centro de operaciones de los reyes del Norte de Israel, y los que más pervirtieron a la nación entera con sus dioses paganos. Siempre han estado el mal contra el bien y el engaño contra la verdad, para desviar la atención y el enfoque del propósito que cada uno tiene en la vida. El mal siempre manipulará a quienes se lo permitan. En cada ser humano está el poder de la decisión para el bien o para el mal. — Los samaritanos tenían esperanzas en el “Mesías”, porque sabían que Él vendría para liberarlos. — Los judíos eran los más interesados en definir la esperanza de su pueblo por muchas generaciones. La esperanza de Israel se debía a las promesas que habían recibido sus ancestros tocante al reinado del “Mesías” en Jerusalén. Tanto los judíos como los samaritanos, esperaban la manifestación del “Mesías”, que interpretado significa: “El Salvador“. El “Mesías” es el enviado de Dios para cumplir las promesas hechas a Abraham y para que sea establecido como El Rey. — El “Mesías” significaba la liberación de Israel y la salvación del sistema Romano que era muy contrario y estaba bien establecido sobre todo el pueblo de los Judíos. En cada etapa de esclavitud y de dominio humillante que sufrieron, los profetas le trajeron esperanza a Israel en la predicción de la venida del “Mesías”. Por lo tanto, el tema del “Mesías” llegó a ser un punto de conversación entre Jesús y la mujer Samaritana. — El “Cristo”, es el término gentil más conocido por el idioma Griego, interpretado como “Ungido”, o escogido para la misión de “liberación” determinada por Dios. La venida del “Mesías” pululaba como una creencia popular que mantenía la llama de la convicción y la esperanza por una vida mejor. El tema del “Mesías” fue iniciada por la mujer de Samaria y terminó con la declaración de Jesús, diciéndole: “YO SOY, que hablo contigo”. La mujer Samaritana sabía de la venida del “Mesías”, y aunque su vida estuviera muy complicada en los asuntos sociales, ella siempre mantenía la esperanza. Sin embargo, fue a ella; a la mujer samaritana, y no a otra ni a otro, a quien Jesús le declaró quien era Él. Dios escoge lo vil y lo menospreciado, para una revelación tan grande (1 Corintios 1:28).

Cuando en una ocasión, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?“ -Mateo 16:13. — Las respuestas de los discípulos fueron variadas; tanto así, que éstas reflejaban las diversas opiniones que se daban públicamente de Jesús en sus días. Muchos fueron testigos de los milagros de Jesús, sus hechos de compasión, sus acertadas respuestas a quienes le preguntaban y sus mensajes detonantes a la religión y a las tradiciones humanas. Sin embargo, la respuesta de Pedro a esa pregunta, trajo el punto central que detiene toda controversia respecto a la definición de la identidad de Jesús. Pedro dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.“ -Mateo 16:16. — Como discípulo del Señor Jesús, Pedro acostumbraba hablar por los demás muy certeramente. La respuesta de Pedro fue con sinceridad y sencillez; pero, con los elementos más importantes de certeza y de convicción de fe. La vida del apóstol Pedro reflejó esa seguridad en Jesús en quien había creído, y por quien siempre estuvo dispuesto a vivir y a morir por defender y declarar su fe. Por eso Jesús le dijo a Pedro: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás; porque no te lo reveló carne ni sangre, mas mi Padre que está en los cielos.” -Mateo 16:17. — Identificar a Jesús como lo que es, se hace posible sola y únicamente por medio de la revelación divina. La revelación de Dios es la única fuente del conocimiento verdadero de la persona, el propósito y el ministerio de Jesús. Sin la revelación de Dios que ilumina el corazón, no es posible identificar al “Cristo” prometido. Podemos errar en cualquier momento usando la capacidad intelectual para identificar a Jesús. Cuando solo la revelación divina es vital e importante para la atención del mundo espiritual. Por la falta de revelación, el engaño se manifiesta y ataca desvirtuando la verdad de Dios. Jesús dijo: “Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y á muchos engañarán.” -Mateo 24:5. — Si no crees en el “YO SOY” de Jesús, cualquier otro personaje mentiroso y engañador usurpará el nombre y el lugar que solo le pertenece al Hijo de Dios, ¡Jesucristo!

Las características principales de los anticristos, son la manipulación, el chantaje y la desviación de la verdad con una falsa declaración del “YO SOY”. — “El Cristo” es uno solo y ese se llama “Jesús“. Otro que se haga llamar “El Cristo” fuera del que la Biblia presenta es ladrón, usurpador y mentiroso. Jesús también dijo: “Mirad, no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy; y, el tiempo está cerca: por tanto, no vayáis en pos de ellos.” -Lucas 21:8. — Otra cosa evidente en los anticristos es el manejo de la mentira como si fuera la verdad y enfocada con una falsa profecía. Nadie se mueve de la verdad fácilmente, si está cimentado en ella. Quienes van de un lugar a otro queriendo oír lo que les agrada a su propia conveniencia, oirán otras voces y seguirán otros pasos. El cristiano verdadero sigue la voz del “Cristo resucitado”, y permanece firme sobre la palabra de Dios escrita y bien interpretada. La Biblia narra unas palabras de Jesús de esta manera: “Y estando juntos los Fariseos, Jesús les preguntó, diciendo: ¿Qué os parece del Cristo? — ¿De quién es Hijo? — Dícenle: De David. — El les dice: ¿Pues cómo David en Espíritu le llama Señor, diciendo: Dijo el Señor á mi Señor, siéntate á mi diestra, entre tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies? — Pues si David le llama Señor, — ¿Cómo es su Hijo? — Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel día preguntarle más.” -Mateo 22:41-46. — Lo que la Biblia dice respecto a las profecías del “Mesías“, no la pudieron interpretar los mismos fariseos, que aunque pasaron años estudiando las profecías, no pudieron reconocer en Jesús al “Mesías” prometido. Fue necesaria una enseñanza que penetrara sus oídos y trajera la revelación a sus corazones de parte de Jesús, para que oyeran y reconocieran al “Mesías“. La revelación no la percibe el intelectual, ni lo intelectual necesariamente se acomoda a lo revelado. Por lo tanto, más que una discusión de nombres, verbos y sustantivos; la revelación del “Mesías” solo puede venir del Dios verdadero.

YO SOY EL PAN DE VIDA

2️⃣ “Y Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que á mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.” -Juan 6:35 (Lea los versos 41 y 48).

Más que una aplicación metafórica y una manera expresiva de retórica, las descripciones de Jesús son una realidad espiritual en la experiencia personal. En Jesús no hay experiencias subjetivas, a menos que estén fuera de los parámetros genuinos de la fe. El asunto de lo emocional no es indicio de espiritualidad, ni tampoco es una percepción de la revelación divina. La vida en Jesús va más allá de una mera ilusión y vivencia pasajera emocional. La vida de Jesús impacta y trasciende a una transformación que permanece y da esperanzas más allá de la muerte. La palabra expresada por Jesús respecto al “pan de vida“, tiene mucha relación con la experiencia de los Israelitas en el desierto cuando por 40 años recibieron el “maná” que caía del cielo. La Biblia dice: “Y Jehová dijo á Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y cogerá para cada un día, para que yo le pruebe si anda en mi ley, ó no.” -Éxodo 16:4. — Y por sí esto fuera poco, esta realidad corrió como noticia por generaciones. Cuando Israel recibió el “maná“, recibía en alimento con los nutrientes necesarios para vivir por esos 40 años en los terrenos desérticos y escabrosos que recorrieron. Por eso el milagro diario del “mana” fue enseñado como una experiencia única en los antepasados de Israel. Las Escrituras dicen: “Y dísteles pan del cielo en su hambre, y en su sed les sacaste aguas de la piedra; y dijísteles que entrasen á poseer la tierra, por la cual alzaste tu mano que se la habías de dar.” -Nehemías 9:15 (Lean: Salmo 105:40). — Todo lo milagroso y sobrenatural sucedido en el desierto para Israel, venía de la misma fuente que quería también revelar al autor y proveedor del pan y el agua. Esas historias fueron confirmadas por Jesús, agregando que Moisés no fue el autor responsable de la provisión del “pan del cielo“. Además, Jesús asegura que El Padre celestial dio a través de Él, el “pan del cielo“, diciendo: “Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.” -Juan 6:33. — Los oyentes judíos entendieron lo que Jesús decía; pero, murmuraban de incredulidad. Entonces, Jesús habló con más profundidad y se refirió a su cuerpo que sería entregado para dar vida a los que creyeran en Él. Jesús se llamó a sí mismo: “El pan de vida“, “El pan que desciende el cielo” y “El pan vivo” (Juan 6:48, 50 y 51). Jesús habló más claro todavía, para que pudieran entender la profundidad de sus palabras, diciendo: “Este es el pan que descendió del cielo: no como vuestros padres comieron el maná, y son muertos: el que come de este pan, vivirá eternamente.” -Juan 6:58. — El énfasis de Jesús está en su persona, porque Él tiene un significado mayor que el pan y el agua milagrosa del desierto. La provisión de vida y salud de la fuente divina no es para 40 años, sino para la eternidad que proviene de Él.

YO SOY LA LUZ DEL MUNDO

3️⃣“Y hablóles Jesús otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, más tendrá la lumbre de la vida.” -Juan 8:12.

Cuando se lee el primer libro de la Biblia, el Génesis; es interesante ver que después de la palabra que puso orden en el caos que había sobre la tierra, vino la palabra que creó la luz y disipó las tinieblas (Genesis 1:3-5). La luz que emergió de Dios fue tan poderosa que hizo a las tinieblas huir e hizo mostrar la inmensidad de la creación. La primera luz que ahuyenta las tinieblas representa la revelación divina. La segunda luz hecha en el cuarto día, llamadas también las dos grandes lumbreras, representan la iluminación (Genesis 1:14-19). Ya en en el Nuevo Testamento el apóstol Juan dice: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por Él fueron hechas; y sin Él nada de lo que es hecho, fué hecho. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz en las tinieblas resplandece; más las tinieblas no la comprendieron.” -Juan 1:1-5. — Jesús es presentado en el Nuevo Testamento como “La Palabra“, “El Creador“, “La Vida” y “La Luz“. Las tinieblas no pudieron, ni podrán jamás percibir ni detener el poder de La Luz. El efecto poderoso de La Luz es vida y salvación, es orden y revelación. Juan el Bautista vino para dar testimonio de La Luz que venía a Israel (Juan 1:7-8). El apóstol Juan dice que “La Luz Verdadera” alumbra a todo hombre que viene a esta tierra (Juan 1:9). La revelación que da la identidad de Luz en Jesús es para el mundo entero.

El apóstol pablo también se refirió a la creación de la luz, diciendo: “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.” -2 Corintios 4:6. — El apóstol Pablo, no solo afirma la revelación divina de los hechos que las Escrituras contienen, sino que afirma la existencia, poder, soberanía y revelación de un único y verdadero Dios. La Luz de Dios es la revelación que quita la oscuridad y resplandece fuertemente en el corazón. Ya establecida La Luz interior; entonces, se irradia hacia la iluminación del conocimiento de la gloria resplandeciente, en la persona de Jesús. Las declaraciones de Jesús sobre su verdadera identidad quedan en suspenso hasta que la persona recibe la fuerza radiante de La Luz. Esa maravillosa fuerza de La Luz revelará y le hará saber a la persona que la reciba, quien realmente es Jesús. Por eso Jesús dijo: “Todas las cosas me son entregadas de mi Padre, y nadie sabe quién sea el Hijo sino el Padre; ni quién sea el Padre, sino el Hijo, y á quien el Hijo lo quisiere revelar.” -Lucas 10:22. — La revelación de Jesús es idéntica a lo que fue la luz en la creación y que solamente proviene del Padre. No ha existido otra persona que diga las cosas que Jesús vino a decir. Tampoco hay otro libro como las Escrituras que contengan las verdades que el ser humano necesita saber. En Jesús está la revelación de todo, y las Escrituras iluminan cada una de ellas.

YO SOY DE ARRIBA

4️⃣“Y decíales: Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo.” -Juan 8:23.

¿Cuál es en sí el contexto de este capítulo 8 del evangelio de Juan? — Después de hablar de la Luz y que muy pocos le entendieron, Jesús entró al tema del Padre como el que le había enviado. Entonces, ellos le preguntaron a Jesús directamente, en donde se encontraba el Padre que le había enviado. Jesús les dijo claramente que ellos no sabían quien era Él; por lo tanto, menos sabrían quien es y donde se podría encontrar al Padre, aunque Él se los declarara fehacientemente. Por tal motivo Jesús les decía: “Yo soy el que doy testimonio de mí mismo; y da testimonio de mí el que me envió, el Padre.” -Juan 8:18. — El testimonio del Padre fue dado en el Antiguo Testamento (Salmo 2:7 y Hebreos 5:5). También lo declaró en el bautismo de Jesús en el río Jordán (Mateo 3:17). Otra vez fue declarado en la transfiguración junto a sus discípulos (Mateo 17:5). Ahora Jesús está dando testimonio de su Padre, respondiendo a las preguntas de los fariseos. La pregunta es: — ¿Quiénes le creerán? — Si alguien llegara a saber quien es el Hijo de Dios; entonces, también sabrá quien es el Padre (Juan 8:19). La identidad de Jesús como el “YO SOY” volvió a ser declarado como un misterio en sí mismo y que necesita ser revelado. Aquí hay 3 razones de la revelación del Hijo de Dios:

  1. La revelación del “YO SOY” de Jesús es de suma importancia en la definición de lo que cada persona será y de la esperanza que tome o rechace para la eternidad. Jesús dijo: “Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados: porque si no creyereis que yo soy, en vuestros pecados moriréis.” -Juan 8:24.
  1. La revelación del “YO SOY” de Jesús determina el cumplimiento de las promesas de Dios, razón por la cual Él se ciñó a las profecías determinadas por el Padre. Jesús dijo: “Díjoles pues, Jesús: Cuando levantareis al Hijo del hombre, entonces entenderéis que yo soy, y que nada hago de mí mismo; mas como el Padre me enseñó, esto hablo.” -Juan 8:28.
  1. La revelación del “YO SOY” de Jesús muestra la eternidad y sus manifestaciones de Teofanía. Jesús dijo: “Díjoles Jesús: De cierto, de cierto os digo; antes que Abraham fuese, yo soy.” -Juan 8:58.

Cuando Jesús dice: “YO SOY DE ARRIBA“, está declarando su origen celestial y su identidad eterna. El testimonio de Jesús viene acompañado del testimonio del Padre y ambos testimonios fueron corroborados y respaldados. Dios dejó las señales del cielo, los milagros terrenales, las profecías cumplidas y los testigos oculares estampados en sus escritos, como testimonio de su identidad divina.

YO SOY LA PUERTA

5️⃣”Volvióles, pues, Jesús á decir: De cierto, de cierto os digo; Yo soy la puerta de las ovejas.” -Juan 10:7.

Jesús es más que metáforas y figuras de retórica, aunque éstas sean necesarias para comprender su realidad espiritual. Por ejemplo: Una puerta tiene las características que enseñan grandes lecciones de verdad y vida. Esos detalles las usó Jesús para referirse a Él mismo en relación con las ovejas. Jesús es el buen pastor para las ovejas y las ovejas lo siguen. Pero, hay algo más importante detrás de la figura del pastor en relación a sus ovejas. En las cualidades del pastor están las claves para entender las figuras metafóricas del corral o redil, la puerta y los lugares de pastura para las ovejas. El pastor representa la protección, la guía y el cuidado para las ovejas por medio de esas figuras metafóricas. Las ovejas sabrán sus límites por la presencia del pastor, porque su figura representa la autoridad, la seguridad y la confianza que ellas necesitan. Algunos dicen que el pastor es solo un título, y que no existen los pastores verdaderos. Déjenme decirles qué, un título describe las características de las funciones del que lo tiene y lo sustenta. Yo podría titularme Doctor, Ingeniero, Arquitecto, o tener y sustentar cualquier otro título; sin embargo, más que un nombre, mis funciones demostrarán la credibilidad de lo que realmente soy y aquello para lo que tenga vocación. Un pastor es un título que define sus funciones a las ovejas que le corresponde cuidar y alimentar. El pastor en su función saca, guía y lleva a las ovejas a los lugares donde hay pasto, y ellas mismas se darán a la tarea de comer y alimentarse.

  1. El redil es exclusivo del pastor y para sus ovejas (Juan 10:1). Aunque el redil está a la intemperie y sin cubierta, sigue siendo confiable para las ovejas. El redil es el lugar cercado y de seguridad ideal para descansar. Así como el redil protege a las ovejas, así es como Dios protege a los suyos (Job 1:10).
  2. La puerta representa un orden e identifica a los verdaderos pastores con sus ovejas (Juan 10:2-3). El redil tiene una puerta y es la entrada y la salida para las ovejas al mandato del pastor en su respectivo tiempo.
  3. Los pastos verdes están a la distancia, hacia donde el pastor dirigirá a las ovejas, después de sacarlas del redil y por su respectiva puerta (Juan 10:4).

La parábola de Jesús sobre las ovejas es corta y muy significativa en el énfasis de la puerta. Jesús reafirmó con sus palabras las tres funciones pastorales al cuidado de las ovejas, diciendo: “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.” -Juan 10:9. — Este texto revela la razón del porqué Jesús es la puerta, y sus características concuerdan con la actividad de las ovejas. Jesús dice que solo Él es la entrada y solo por Él hay salvación. Solo por Jesús las ovejas entran para descansar y ser protegidas. Solo por medio de Jesús es que las ovejas llegarán a salir para ser guiadas y pastoreadas.

Continuará…..

CONCLUSIONES

Y Él es antes de todas las cosas, y por Él todas las cosas subsisten.” -Colosenses 1:17.

Jesús no es una pieza de museo, ni solo una parte de la historia humana. Jesús es la razón de la existencia humana. Si tu ya sabes de Jesús, decláralo, proclámalo, compártelo y testifica del gran beneficio integral que Él ha traído a tu vida. Jesús debe ser conocido más allá del concepto intelectual de lo que es un buen hombre, un líder excepcional, un maestro incomparable, un rebelde con causa o un prominente benefactor de multitudes. Jesús es la vida misma, el resplandor de la gloria eterna y la misma imagen de la sustancia divina (Hebreos 1:3). Por Él son todas las cosas, y sin Él nada tiene valor, ni sustancia. Esto es lo que debes saber de Jesús, sin que intervenga la opinión de los que buscan rebajarte y robarte el verdadero sentido de la vida en Él.

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com

Publicado por ovidiobarrios

Me considero dichoso de tener una familia integrada, principios cristianos; y sobre todo, de tener mis metas y mis sueños enfocados en lo que creo. Esta vida es para aprender a vivirla con entusiasmo y energía. Sobre todo, considerando a aquel que nos sostiene con aliento de vida desde que nacemos, hasta que demos el último suspiro. Dios es el creador de todo. Es el autor de la vida y de todas las cosas que nuestros ojos pueden ver. Dios no es la naturaleza. Dios es el creador de la naturaleza. El es invisible, sabio, omnipotente y misericordioso. Su gracia se muestra en el amor por medio de Jesucristo, el Señor. Su vida entregada en la cruz, es la muestra mas grande de amor para toda la humanidad. Sencillamente, "el don inefable de Dios."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: